Crowdfunding, ¿un riesgo para la buena práctica médica?

374

Gracias a las plataformas de fondeo colectivo, también conocidas como de crowdfunding, conseguir dinero para proyectos e iniciativas se ha vuelto una actividad relativamente sencilla de lograr. Aunque algunas propuestas han permitido a pequeños laboratorios de investigación perseguir proyectos interesantes, otros canales han sido abusados para fines poco científicos.

Una nueva carta de investigación publicada en la revista JAMA apunta que muchos esfuerzos de financiamiento a través de crowdfunding podrían haber apoyado terapias sin ninguna base científica sobre su efectividad o, peor aún, potencialmente peligrosas para los pacientes.

Arthur Caplan, coautor del estudio y miembro del Departamento de Ética Médica de la Escuela de Medicina de Nueva York, estima que hasta 6.8 millones pudieron haberse invertido mediante esquemas y plataformas de crowdfunding en alrededor de mil tratamientos engañosos.

Nos sorprendió ver la enorme cantidad de dinero [en las campañas de crowdfunding]. Era bastante considerable. Tristemente, creo que parte de la razón por la que se destinan tantos recursos a estos proyectos es que las personas verdaderamente quieren ayudar, pero al mismo tiempo operamos en una cultura donde la gente no escucha lo que los expertos le dicen.

Caplan señaló que el equipo rastreó los fondos destinados a cinco proyectos en específico. Las iniciativas recurrieron al crowdfunding para financiar estudios de homeopatía/naturopatía para el cáncer, terapias de oxigenación hiperbárica para lesiones cerebrales, dos tratamientos inmunológicos para heridas en el cerebro y la espina dorsal, así como un sistema antibiótico de largo plazo para curar la enfermedad de Lyme crónica.

Tan solo para financiar estas cinco investigaciones se encontraron alrededor de mil 38 campañas de crowdfunding distintas en el sitio GoFundMe, más otras 21 en YouCaring. En tres años, estas terapias recaudaron casi el 25 por ciento de la financiación que pretendían, la cual superaba los 27 millones de dólares. Poco menos de la mitad de los fondos fueron destinados a los presuntos experimentos en homeopatía y naturopatía para curar el cáncer.

Los investigadores consiguieron también identificar a ocho especialistas en Alemania, México, Estados Unidos, Panamá, Tailandia, China e India que recurrentemente pusieron campañas de crowdfunding para estas investigaciones. Caplan y su equipo reconocieron que, a pesar de sus averiguaciones, no saben si los fondos fueron regresados o no a los donantes.