Como médico, es natural que en cualquier reunión familiar se te acerquen personas para solicitarte consejos acerca de temas de salud, ante lo cual puedes responder sin problema. A su vez, un tema bastante distinto es cuando alguno de tus familiares requiere de una atención completa dentro del consultorio porque se puede llegar a perder profesionalismo.

Al respecto, es importante mencionar que a cada paciente se le debe brindar una atención respetuosa y de calidad, aunque cuando se trata de personas cercanas a ti o con las que mantienes lazos familiares, la situación se torna delicada porque la salud puede llegar a fracturar relaciones.

En ese sentido, aunque no existen restricciones ni leyes que prohiban que los médicos atiendan a sus familiares, para el Dr. Fernando Galán Galán, lo ideal es que esto no suceda porque se suele perder objetividad al momento de la atención. Otro punto muy importante es que en el caso de los diagnósticos delicados de salud, es más complejo el transmitir las noticias.

La objetividad profesional puede verse comprometida cuando es un familiar directo; los sentimientos personales del médico pueden influir indebidamente en su juicio médico profesional, lo que interfiere con la atención que se brinda.

De esta manera, aunque los consejos generales pueden brindarse sin problema a cualquier persona, cuando se trata de una consulta completa y una revisión a fondo, los especialistas coinciden en que resulta conveniente dejar a otro colega que atienda a tus familiares para evitar problemas innecesarios o que puedan poner en peligro las relaciones personales.