Desarrollan implante biodegradable que regenera músculos y nervios

633

Los nervios periféricos, de acuerdo con la Mayo Clinic, son particularmente frágiles y pueden deteriorarse por accidentes severos como choques automovilísticos o heridas deportivas, aunque acciones simples y mundanas como estirarse y presionarlos en exceso también provocan una debilidad en músculos y sensaciones de cosquilleo o adormecimiento. Un nuevo implante biodegradable promete hacer que estas lesiones se recuperen más rápido.

Un artículo publicado recientemente en Nature Medicine describe un implante que emite pulsos eléctricos capaces de acelerar el proceso de regeneración de los nervios y recupera más rápidamente la fuerza de los músculos afectados. La investigación fue encabezada por expertos de la Universidad  de Washington y la Universidad del Noroeste en Estados Unidos.

Wilson Ray, profesor de la Universidad de Washington y coautor de la investigación, apunta que la terapia estándar para tratar el deterioro en nervios se centra en la administración de analgésicos, o cirugía en los casos más severos. En estos procedimientos quirúrgicos, también se realizan impulsos eléctricos al del implante biodegradable, pero no se continúa con esta técnica al finalizar.

Sabemos que la estimulación eléctrica durante la cirugía ayuda [a la regeneración del paciente]; pero cuando termina la operación, esa ventana de intervención se cierra. Con este implante, hemos demostrado que la administración periódica de impulsos en una forma controlada y planificada puede mejorar la recuperación de los nervios.

John Rogers, de la Universidad del Noroeste y también coautor del estudio, apunta que el implante representa el primer método con el que los profesionales de la salud pueden administrar de forma continua impulsos eléctricos precisos a los pacientes. Esta estimulación, asegura, provoca la secreción de proteínas que fomentan el crecimiento de nuevas células.

Este implante representa uno de los primeros ejemplos de medicina bioelectrónica, sistemas diseñados para proveer terapias activas, programables y dosificables que desaparecen del cuerpo por completo de forma natural.

Las pruebas del implante se realizaron en un modelo animal con ratones, donde se comprobó que cualquier grado de estimulación eléctrica mejora el proceso de regeneración de los nervios. En los próximos meses, el equipo trabajará en alternativas de materiales y grosores para el dispositivo (que en su primer versión es del tamaño de una moneda pequeña) para controlar cuánto tiempo permanece en el cuerpo antes de disolverse por completo.