El campo de la salud está conformado por trabajadores de distintas áreas que se encargan de tareas específicas. La colaboración de todos es vital para lograr ofrecer un servicio integral a los pacientes. En ese sentido, los paramédicos son indispensables para brindar servicios de primeros auxilios y trasladar a personas afectadas hasta los hospitales. Aunque no necesitan tener los mismos conocimientos que un doctor sí es necesario que tengan los mismos principios de responsabilidad y honestidad.

Aunque la mayoría de los elementos de este gremio sí cumplen con su trabajo de manera ejemplar también existen algunas excepciones. La parte negativa es que afectan a los demás porque generan una mala impresión en la población.

Relato de los hechos

Todo esto tiene su origen en una lamentable situación ocurrida en la Ciudad de México. Como lo reporta Milenio, el inicio de todo se generó cuando una mujer se sintió mal y decidió solicitar el servicio de una ambulancia privada para ser trasladada a un hospital cercana.

A los pocos minutos llegó el vehículo con dos paramédicos abordo y se brindó el servicio al instante. Aunque todo parecía marchar normal, una vez dentro del automóvil los dos individuos comenzaron a insultar verbalmente a la paciente. Mientras que eso no fue todo porque también le hicieron tocamientos indebidos y abusaron de ella sexualmente.

Como relata la mujer de 25 años, la dejaron abandonada en una calle y de inmediato ambos trabajadores se dieron a la fuga en la ambulancia. Al poco tiempo la víctima encontró una patrulla y solicitó el apoyo de los policías.

Fue gracias a las cámaras de vigilancia del Centro de Control y Comando (C2) que se pudo localizar el vehículo y se le dio seguimiento hasta identificar su ruta. De esta forma y con más patrullas de refuerzo se logró alcanzar a la ambulancia y arrestar a los presuntos delincuentes.

Con base en la carpeta de investigación se trata de dos personas de 31 y 29 años de edad. Mientras que uno de ellos tiene antecedentes penales y cuenta con un ingreso previo al Sistema Penitenciario por violencia familiar.

Prevenir futuros eventos de este tipo

Lo que no se ha podido acreditar es si realmente los dos hombres acusados son realmente paramédicos o de lo contrario también se trataría de un delito de usurpación de identidad. En tanto que la ambulancia privada también permanece confiscada hasta identificar a sus verdaderos dueños y cómo fue que llegó hasta los sujetos ahora detenidos.

Por lo pronto es necesario recordar que a finales del año pasado se denunció que la pandemia había provocado un aumento de ambulancias “pirata” en México. En su momento el senador José Ramón Enríquez Herrera hizo un llamado a la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que refuerce las medidas de verificación a las unidades que se encuentran actualmente en operación. De lo contrario podrían presentarse más delitos como el relatado.