Deficiencia en el diagnóstico de trastornos neurológicos aumenta su tasa de mortalidad

323

Los trastornos neurológicos son las enfermedades del sistema nervioso con un índice del 12 por ciento de mortalidad a nivel global, según el estudio de la Organización Mundial de la Salud, por eso los diversos padecimientos como el Síndrome de las Piernas Inquietas (SPI) deberían tener bien definidos sus síntomas al ser diagnosticados.

El libro “Síndrome de las Piernas Inquietas” de la Sociedad Española de Sueño menciona que en el 80 por ciento de los casos de SPI que analizaron, los pacientes presentaron movimientos periódicos en las extremidades mientras duermen y esto podría originar problemas cardiovasculares como la hipertensión arterial.

En contraste, existen otros criterios médicos que rechazan esta teoría, pues requieren de otros cuatro síntomas asociados a los movimientos periódicos durante el sueño para considerar el diagnóstico del Síndrome de las Piernas Inquietas, tales como el trastornos del sueño, que realmente sean movimientos involuntarios, una exploración neurológica normal y su genética.

Otro aspecto importante al momento de realizar un correcto diagnóstico radica en el embarazo, pues se estima que del 11 al 30 por ciento de mujeres en esta etapa no presentaban anteriormente los síntomas del Síndrome de las Piernas Inquietas hasta el tercer trimestre, lo cual podría considerarse como un efecto secundario y no como un padecimiento.

Ante la disconformidad por la definición médica de los síntomas para el diagnóstico del Síndrome de las Piernas Inquietas, la Sociedad Española de Sueño menciona que el SPI debería clasificarse en primario cuando su origen es genético y secundario cuando surge por una enfermedad o el embarazo.