A la fecha el virus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, se ha convertido en el más conocido en el mundo. No es un asunto menor si se considera que ya ha provocado más de 11 millones de contagios y 500 mil decesos. Es el responsable de la actual pandemia que persiste y que ha transformado la vida de todas las personas. Aunque la realidad es que la gama de virus actuales es bastante amplia.

Hace unos días te platicamos acerca del virus G4 EA H1N1. En un inicio se afirmó que era nuevo y tendría un potencial pandémico; sin embargo, eso no es así. Fue descubierto en 2016 en algunos cerdos en China pero no se han detectados casos en humanos.

Nuevo virus afecta a animales

Pero ahora se ha identificado un nuevo virus que ya ha provocado varias muertes en animales. Se trata del RHDV2, también nombrado Rabbit Hemorrhagic Disease o Ébola del Conejo. A través de un boletín, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) hizo oficial este nuevo problema.

De acuerdo con la información, los primeros casos detectados ocurrieron en febrero del presente año. Hasta el momento sólo se ha observado que afecta a conejos, en especial en la zona sur de Estados Unidos y el norte de México.

También se menciona que es un virus que se propaga a través de la sangre, orina y las heces de los animales. Aunque no tiene relación con el ébola, por su manera de afectar y provocar la muerte de los conejos es que se le nombró así. Al principio causa lesiones en los órganos y tejidos, lo que conduce a hemorragias internas y posteriormente el fallecimiento.

Además es conocido por su elevada tasa de mortalidad que es del 85 por ciento. A partir de la infección el virus se incuba en tres días.

Sin contagios en humanos

Un aspecto muy importante que se debe mencionar es que de momento no existen indicios que muestren que el virus pueda ser transmitido a humanos. Las únicas víctimas que se han presentado son conejos.

A su vez, se sospecha que el virus tendría relación con los primeros casos detectados en 1984 en granjas de China. Aunque ahora la mayor interrogante es conocer cómo fue que llegó hasta América. Otra diferencia es que antes sólo atacaba a conejos domésticos; sin embargo, ahora cualquiera de la especie puede infectarse.