El 86% de los mexicanos consumen fármacos con frecuencia sin consultar a sus médicos

Aunque la población está consciente de que la automedicación es dañina para la salud, la mayoría de los mexicanos recurren a esta práctica.

392

Uno de los más grandes problemas que existen en la actualidad es la automedicación. Se trata de una acción que, aunque parezca pequeña e insignificante, tiene un fuerte impacto en distintos aspectos de la vida. Tú lo puedes apreciar a diario con tus pacientes, quienes en muchas ocasiones prefieren ahorrarse el precio de una consulta médica e ingerir medicinas sin una revisión previa.

Mayoría de mexicanos se automedican

Para entender la frecuencia con la que ocurre este error en nuestro país, el sitio Doctoralia realizó el estudio “La Automedicación en México”. Consistió en una encuesta aplicada a mil mexicanos de entre 18 y 64 años de edad. Lo más preocupante es que el 86 por ciento admitió consumir con frecuencia medicamentos sin la prescripción de un profesional.

A su vez, de los encuestados el 95 por ciento declaró estar consciente de que automedicarse es dañino para la salud. Pese a lo anterior, la mayoría cae en esta práctica.

Otros datos interesante es que el 81 por ciento del total de encuestados cuentan con medicamentos básicos en casa para atender enfermedades como: dolor de cabeza, resfriado común, dolor de estómago, dolor de garganta y tos. Con respecto a los fármacos que tienen guardados, los más recurrentes son: antigripales, analgésicos, antiinflamatorios y antidiarreicos.

Entre las razones por las cuales los mexicanos se administran medicamentos, destaca que el 59 por ciento de la población ya ha sentido el mismo malestar antes y conocen el medicamento que lo combate; el 42 por ciento lo hace porque su malestar no es tan fuerte como para visitar a un especialista; y el 21 por ciento porque es muy caro visitar a un especialista.

Lo que dicen los médicos sobre la automedicación

Con respecto a la opinión de los médicos, se estima que durante el último año ha existido un incremento de entre el 25 y el 50 por ciento en el número de pacientes con dolencias a causa de la automedicación. Además, algunas de las consecuencias son: que se cubra una enfermedad más grave, que se genere resistencia al medicamento, efectos secundarios dañinos, que no sirva el medicamento y la posibilidad de intoxicación.

Finalmente, el 94 por ciento de los especialistas creen que con la llegada del internet y el acceso a la información, los pacientes se automedican más. Por eso es fundamental establecer nuevas estrategias de medicación por parte de los profesionales de la salud.