El 90 por ciento de los casos del Síndrome de Corazón Roto se presentan en mujeres

La cardiopatía Takotsubo o Síndrome del Corazón Roto fue descrita por primera vez dentro de la literatura médica en los años 90 en Japón.

0
186

El vivir en constante estrés y tensiones, pasar por la pérdida de un ser querido o una ruptura amorosa, literalmente pueden “romper el corazón”. Al presentarse este tipo de emociones, el sistema nervioso genera una carga de catecolaminas que provoca una cardiomiopatía de Takotsubo, también conocida como Síndrome del Corazón Roto.

El Jefe de Cardiología del Hospital General de México (HGM), Marcelo Ramírez Mendoza, señaló que este padecimiento descrito recientemente en la literatura médica se caracteriza por un abombamiento en el ventrículo izquierdo del corazón.

Debido a la similitud de los síntomas con los de un infarto, los pacientes ingresan a las unidades de servicios cardíacos con este diagnóstico. Incluso, el electrocardiograma y los análisis de sangre para identificar las enzimas cardíacas muestran resultados que confirmarían el infarto.

Pero cuando se procede a realizar un cateterismo o un ecocardiograma, se descubre que no existen lesiones típicas de un infarto, como puede ser la obstrucción de alguna arteria. Lo que sí se observa es un abombamiento del corazón. Es ahí cuando se cambia el diagnóstico al del Síndrome de Corazón Roto.

Problema más frecuente en mujeres

El especialista informó que el 90 por ciento de los casos de este síndrome se presenta en mujeres de entre 50 y 55 años de edad. El resto se diagnostica en varones entre 65 y 67 años, adultos jóvenes e incluso en niños.

Asimismo, comentó que al no haber daño grave en el corazón, el 95 por ciento de los pacientes logran su recuperación entre cuatro a ocho semanas. Tan sólo requieren de medicamentos para controlar los síntomas como el dolor de pecho y regulación del ritmo cardíaco.

Origen del Síndrome de Corazón Roto

La cardiopatía Takotsubo fue descrita por primera vez en los años 90 en Japón. Se le denominó así por su parecido a la vasija abombada y con el cuello estrecho, usada tradicionalmente entre los pescadores nipones para atrapar pulpos.