El decálogo del médico emprendedor actual

Aunque no es sencillo al inicio, como médico también puedes emprender para así tener tu propio negocio de salud.

195

De manera tradicional, la forma común de iniciar en el campo laboral es trabajar en un hospital o clínica. Se trata de un proceso por el que atraviesas todos y está lleno de experiencias por adquirir. Pero la realidad es que después de varios años se puede aspirar a otros objetivos.

No es sencillo pero también puedes emprender y tener tu propio negocio de salud. Existen complicaciones iniciales como la inversión necesaria, pero con esfuerzo y dedicación todo es posible. Al respecto, te compartimos diez consejos prácticos que debes de tener en cuenta antes de tomar una decisión de este tipo.

Arriésgate
Es mejor que no hacer nada. Arriesgarse le da sentido a la vida y brinda alegría cuando descubres que tus sueños están funcionando.

Manda correos a todas las personas que conozcas
Utiliza la tecnología que tienes a tu alcance para establecer alianzas y lograr que otras personas conozcan tu negocio.

Lleva un registro de aciertos y errores
Dentro de tu negocio recuerda anotar todos los aspectos que te benefician y perjudican. De esta forma será más sencillo que puedas identificar lo que conviene repetir y lo que debes de evitar.

Busca otros colegas
Aunque sea tu negocio, nunca vas a lograr tu objetivo si actúas solo. Recuerda que el trabajo en equipo siempre ofrece mayores dividendos. Puedes buscar entre tus amigos o ex compañeros de la facultad a quienes consideres los más capacitados para que se unan a ti.

Recuerda a tus colegas médicos
El emprendimiento incluye conocer a gente experimentada, pero también es importante que te relaciones con otros colegas que al igual que tú, son novatos en el mundo de los emprendedores.

Confía en la juventud médica
Al momento de contratar a personal para tu negocio, recuerda que existen muchos jóvenes que apenas se inician en el campo laboral que merecen una oportunidad.

Aprovecha la experiencia que ofrecen los años
Ligado al punto anterior, tampoco olvides que existen muchos colegas con experiencia que tienen mucho que aportar. Lograr un balance entre juventud y experiencia entre tu personal es indispensable.

Nunca olvides tus orígenes
Sin importar que tu negocio pueda ser exitoso, jamás olvides que tuviste que empezar desde cero. Nunca permitas que otros aspectos nublen tu mirada y te hagan perder el piso.

Escucha los consejos de los demás
Toma y aprovecha los consejos que mejor convengan a tu empresa e incluso para tu vida personal.

Descansa lo necesario
Para alcanzar el éxito es necesario de mucho esfuerzo, pero nunca te excedas. Recuerda siempre aprovechar tu descanso y tiempo libre para que evites ser víctima del Síndrome de Burnout. La vida profesional no debe de interferir con tu aspecto personal.