El hipo es un síntoma que anuncia enfermedades

109

Realmente, los cambios bruscos de temperatura o una emoción repentina, pueden hacer que el diafragma se contraiga involuntariamente y las cuerdas vocales se cierren produciendo un sonido particular. Sin embargo, el hipo, puede convertirse en un síntoma común ante una comida abundante, el consumo de alcohol o bebidas gaseosas. Pero, también puede indicar una enfermedad oculta.

Es así, como debemos reconocer que este movimiento, probablemente vaya acompañado de tensión en el pecho y leve molestia en la región abdominal y de la garganta, llegando a ser inofensivo si dura poco tiempo. Por tanto, si los episodios son mayores a 48 horas o afecta la forma de comer, hablar, respirar o dormir, se debe considerar buscar orientación médica.1

El hipo a cualquier edad

De hecho, los bebes son propensos a presentar hipo en forma constante, sin que esto sea una causa para preocuparse. Sobre todo, cuando la nutrición está basada en leche de formula por medio de un biberón. Aumentando la posibilidad de que tomen mucho alimento, ingieran muy rápido o traguen aire. Por tanto, cuidar la posición del bebe, controlar el flujo de cada toma, evitar el reflujo y consultar ante cualquier duda, son recomendaciones médicas que mejoran la alimentación asistida.1

Asimismo, encontramos que esta clase de movimientos diafragmáticos improvisados pueden no tener una causa exacta, siendo catalogados como agudo, persistente o intratable. De ahí, que igual que pasa en los niños los adultos pueden experimentar esta sensación después de quedar muy llenos. Sin embargo, cuando las razones no son precisas y los tiempos del suceso son mayores, se hace obligatorio explorar otras causas. De tal suerte, que se identifique una patología asociada para ser atendida prontamente.1

Posibles causas asociadas

Desafortunadamente, cualquier alteración en las funciones normales del cuerpo humano, son consideradas como factores de riesgo. Por lo tanto, estar atento a las señales que manda el organismo, debe convertirse en un hábito, que no se debe dejar pasar por alto. De ahí, que alguna pequeña molestia en el tímpano pueda ser un desencadenante. Al igual, que las que se manifiesten en la zona del cuello, como una masa, el reflujo gástrico o alguna infección en la garganta.2

De manera similar, se considera que las lesiones en el sistema nervioso central pueden llegar a ser generadores directos de esta condición. Debido a que la parte cerebral que controla las acciones inconscientes puede estar dañada.  Entonces, la encefalitis, meningitis, tumores cerebrales y cualquier accidente cerebro vascular, son considerados en la alteración de este reflejo diafragmático.3

A la par, las enfermedades renales, la diabetes y las cardiopatías, pueden estar asociadas a este síntoma. Además, el uso de barbitúricos, tranquilizantes, anestésicos y alcohol, pueden llegar a alterar los niveles de electrolitos. Lo que llega a desarrollar complicaciones en el estado de salud, donde uno de los síntomas es el hipo. Mas aun, cuando se acompaña de estados de estrés crónico o fatiga severa.3

Podemos decir…

Que el hipo se puede presentar en cualquier edad, llegando a ser inofensivo en la mayoría de los casos. Sin embargo, los episodios que duran mucho tiempo; más de 48 horas; requieren atención. Especialmente, porque puede ser un síntoma asociado a una enfermedad que afecta el sistema nervioso, circulatorio o metabólico, poniendo en riesgo la vida del individuo.

Referencias:

1.J. Fleta Zaragozano. El hipo, ¿un signo inane en pediatría? Pediat. Integ. [internet] 2017[consultado 7 sep. 2021]; 21(5): 361-364. Disponible en:

https://www.pediatriaintegral.es/wp-content/uploads/2017/xxi05/08/n5-361-364_Int-Especial.pdf.

  1. Martínez Rey Carmen, Villamil Cajoto lago. Hipo (singultus): revisión de 24 casos. Rev. méd. Chile [Internet]. 2007 sep. [citado 2021 sep.  07]; 135(9): 1132-1138. Disponible en:

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872007000900006&lng=es.

3.M C. Goñi Murillo. Actitud ante un paciente con hipo en Atención Primaria. Semergen. [internet] 2006 [ consultado 7 sep. 2021];32(5): 233-236. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1138359306732622.