Con el cambio de gobierno y la llegada de la llamada Cuarta Transformación a México, existen diversas dudas en torno al futuro a corto plazo. Existe un fuerte reto por superar y ya se dieron a conocer algunas de las primeras acciones que se implementarán.

Al respecto, desde su pasada precampaña presidencial, Andrés Manuel López Obrador dejó en claro que eliminaría el Seguro Popular al considerar que ni era seguro ni era popular. La medida tiene como base los casos de corrupción detectados durante los últimos años.

Si bien, tiempo después el tabasqueño cambió su forma de pensar y afirmó que el Seguro Popular no desaparecería por completo sino que se transformaría, ahora la decisión final será tomada en la Cámara de Diputados.

Lo importante de la medida es que si los diputados aprueban la desaparición del Seguro Popular, ahora el encargado de brindar atención a los 13 millones de afiliados con los que cuenta será el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Lo anterior fue declarado por Germán Martínez, director general del IMSS, quien adelantó que el IMSS Próspera se transformará en IMSS Bienestar y ellos serían los encargados de absorber el presupuesto del Seguro Popular en caso de que los diputados así lo decidan.

Una opción preferente será el IMSS Bienestar, que ya no se llamará IMSS Prospera, y tendrá cobertura en todo el país. Ahí esperamos parte de la reorientación de los recursos del Seguro Popular para ampliar la cobertura del programa.

Si bien, la idea luce prometedora, todavía falta que se tome la decisión final, siendo lo más importante que no se deje sin atención médica a los derechohabientes.