Seguramente en más de una ocasión has escuchado hablar del internet wi-fi o inclusive tú mismo puedes tener contratada esta modalidad en tu consultorio para brindarle mayor comodidad a tus usuarios; sin embargo, en la actualidad existe cierto temor debido a que algunos consideran que este tipo de tecnología podría provocar cáncer en los humanos.

En primer lugar se debe mencionar que las ondas invisibles que transmiten el wi-fi utilizan el mismo principio de la radiación que los hornos de microondas, lo que podría suponer que el riesgo es real y sí puede ser una práctica que represente un riesgo para la salud.

Por lo anterior, la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó un estudio para conocer los efectos de las ondas electromagnéticas y determinar si realmente existe un peligro real hacia la salud de los usuarios.

Como parte del trabajo realizado, se demostró que aunque el espectro de ondas en que se transmite la señal de wi-fi es similar a la de un microondas, en realidad existen muy pocas probabilidades de que represente daños para la salud pero aunque sí existe un ligero riesgo, es bastante remoto.

De esta forma, la OMS clasificó a la señal wi-fi como un cancerígeno clase 2B, lo que significa que está al mismo nivel que el diesel, carbono y plomo, es decir que aunque el riesgo es mínimo, bajo circunstancias muy específicas las personas sí podrían desarrollar un tumor.

Al respecto, la OMS afirmó que para sufrir de consecuencias mortales no basta con estar cerca de un módem sino que se tendrían que presentar alteraciones verdaderamente drásticas en la señal para que llegara a representar un riesgo, pero mientras eso no suceda, no existen riesgos mortales de salud.