El médico como paciente

693

“¿Quieres ser médico, hijo mío?, ¿Has pensado bien en lo que ha de ser tu vida? Tendrás que renunciar a la vida privada; mientras la mayoría de los ciudadanos pueden, terminada su tarea, aislarse lejos de los inoportunos, tu puerta quedará siempre abierta a todos; a toda hora del día o de la noche vendrán a turbar tu descanso, tus placeres, tu meditación; ya no tendrás hora que dedicar a la familia, a la amistad o al estudio; ya no te pertenecerás”. -Esculapio-

Al médico en el transcurso de su carrera se le educa con los siguientes ejes morales:

  • Cuidado de la salud de los enfermos,
  • Prodigar con devoción sus servicios,
  • Prolongar la vida humana,
  • Disminuir el dolor,
  • Por ello la razón misma de su profesión es el paciente.

Donde toda urgencia debe ser atendida pero, ¿cuándo el enfermo soy yo?, ¿qué ocurre?, ¿cómo transcurre el proceso de enfermedad dentro en nuestra profesión?

Antes de proseguir, debo de aclarar que soy médico por profesión, urgenciólogo por especialidad, investigador por decisión y educador por pasión.

¿Qué pasa cuando un médico se enferma?

Al fin y al cabo somos seres humanos, expuestos a sufrir enfermedades como cualquier otra persona. Sin embargo, cómo afrontar este proceso no es algo que se nos enseñe durante la carrera o especialidad, y rara vez lo consideramos durante la profesión… hasta que nos enfrentamos a la enfermedad.

Como resultado de nuestra actividad, los profesionales de la salud deberíamos de facto ser más conscientes de nuestra salud, dado que conocemos las enfermedades, sabemos lo bueno y lo malo de cada una, por ende el cómo cuidarnos.

Pero, por fin adentrándonos en el tema de cómo se desarrolla cualquier enfermedad en el médico, todos los médicos tiene turnos de trabajo excesivos (frecuente en urgencias); además que existe en muchos de nosotros el conflicto de rol (poco tiempo parta atender a los pacientes y con pocos recursos); lo que nos orilla a una percepción de pérdida de control y autonomía; somos seres humanos con defectos y virtudes con problemas personales por lo que en no pocas ocasiones hay ausencia de apoyo social (en el trabajo y en casa); con procesos -no siempre presentes- de desigualdad entre nuestros pares o a nuestro parecer de la evaluación y promoción; estamos en México y con ello tenemos un mal sistema de compensación laboral monetario, pero también puede ser por estímulos o promociones. Lo que finalmente me lleva a enfrentar un conflicto de valores (los míos, con mi grupo laboral y del hospital).

Además en una encuesta realizada en los Estados Unidos se determinó que 96 por ciento reportaría a un médico enfermo o con toxicomanías, sin embargo, esto sucede rara vez. Además el suicidio es hasta 30 por ciento mayor que la población promedio. Independientemente que es más frecuente la depresión (44 por ciento),  la obsesión-compulsión (59 por ciento) y el sobrepeso (44 por ciento).

Reacciones psicológicas del médico ante la enfermedad

  • Negación: a) “No puede ser tan malo”; b) “No es posible que me pueda ocurrir”
  • Teoría de las manzanas podridas: a) “Tenía que pasarle” b) “Recuerda como era” c  “No se cuidaba”,
  • Peros para no atenderse: a) Miedo a sentirse enfermo o demostrar debilidad, b) Falta de apoyo del grupo laboral; c) Falta de apoyo del hospital; d) Sentirse autosuficiente ¿O insuficiente?; e) No aceptación de consejo y tratamiento especializado

Una vez que inician ciertos síntomas la mala atención se desarrolla por la actitud del:

“Paciente”

  • Al inicio de la enfermedad… “Estoy bien”; “No estoy enfermo”; “No me siento mal”
  • Al persistir los síntomas… “Me hago laboratorios”; “Si estoy enfermo, inicio tratamiento, dieta y ya está”
  • Cuando ya estoy enfermo… “No requiero más tratamiento o hacerme estudios”; “Ya sé que tengo” o “Le digo al doctor X, me valora, me da tratamiento y problema resuelto” (obviamente en el pasillo).
  • Pero si me siento muy mal, o estoy “verdaderamente enfermo”… Es mi salud “No importa lo que cueste”

“Del Médico”

  • “Es mi amigo, como le voy a fallar”, “Debo curarlo” (presión moral y profesional).
  • ¡Uuupps!, ¡Qué crees! Los exámenes del “doctor X” están alterados… ¿cómo le hacemos?, ¿ahora cómo le digo?,
    ¡aaahh ya sé!, se lo recomiendo al dr. X… y listo.

¿Cómo se exacerba la enfermedad?

tabla1

Factores que afectan la atención del “médico enfermo”

  • El concepto de “médico como paciente” entre la población y el propio gremio.
  • Pocos o nulos recursos destinados a estos pacientes en las unidades médicas.
  • Falta de estructura organizacional para atención de estos pacientes por os servicios de salud.
  • Deficiente nivel educativo del propio concepto.

“El arte de la medicina consiste en entretener al paciente mientras la naturaleza cura la enfermedad”. -Voltaire 1694-1778-

Condiciones médicas comunes que se desarrollan en el medico

Síndrome de estar quemado (burnout).

¿Qué sucede si usted inicia con este padecimiento?

  • 1) Usted se agota (sin ánimo.
  • 2) Se despersonaliza (insensibilización ó cinismo).
  • 3) Baja realización personal (incompetencia laboral).

Además hay ciertas profesiones que condicionan burnout…

  • Servicios sociales.
  • Servicios de salud mental.
  • Derecho penal.
  • Educación.
  • Asistencia a la salud (enfermeras, médicos).

Al observar las profesiones uno aprecia que son aquellas que tienen trato con seres humanos.

Abuso de sustancias

Además las estadísticas indican que el abuso de sustancian en los médicos (drogas y alcohol), es frecuente.

  • Tabaquismo: 31.6%
  • Farmacodependencia: 6-15 %
  • Alcoholismo: 14 a 87%
  • Benzodiacepinas: 18%
  • Analgésicos (Morfínicos): 20%
  • Marihuana: 2.8%
  • Cocaína: 2.3%

Asimismo existe preferencia de abuso de sustancia por especialidad y sexo.

  • Farmacodependencia: Medicina de urgencia, psiquiatras y anestesiólogos.
  • Alcoholismo: Cirujanos.
  • Mujeres: Alcoholismo.
  • Hombres. Abuso sustancias
  • Estudiantes y MIPs: Abuso sustancias por  fines recreativos.

Psicopatologías

  • Disminución de la eficiencia mental.
  • Disminución de la concentración.
  • Irritabilidad.
  • Cefaleas frecuentes.
  • Depresión.
  • Conducta perfeccionista.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo.

Otras patologías

Alteraciones digestivas, por los horarios de comidas (si es que come).

  • Gastritis.
  • Estreñimiento.
  • Meteorismo.
  • Dolor abdominal permanente.
  • Ulcera gástrica.

Otros problemas a desarrollarse.

  • Diabetes.
  • Hipertensión.
  • Trastornos coagulación.
  • EPOC.
  • EVC.
  • Dislipidemias.

Lo ideal es que siendo médicos, con el conocimiento de los pros y contras de la enfermedad debiéramos de ser cautos ante la enfermedad, pero lo cierto es que no es así hay dos grupos de médicos enfermos.

Grupo 1

Médicos que, en efecto, aplican en sí mismos y en los que quieren lo que han aprendido en años de ejercicio profesional. Son sanos en mente y cuerpo, preocupados por estar así; lo triste es que este grupo es el más pequeño.

Grupo 2

Se caracterizan por hacer lo contrario a lo que le recomiendan a los pacientes. Son: Fumadores, Obesos, Parranderos, Trabajadores compulsivos y Sedentarios. Además viven en la negación sobre su salud, así incluso estando enfermos, lo niegan y esconden. Cuando son atendidos, ya es tarde o vienen con muchas complicaciones. En general, son pesimos pacientes.

Como médico, es preocupante que no exista una conciencia con respecto a la salud de los médicos. Ni las instituciones de salud, oficiales o privadas se han preocupado por pensar qué pasa con el propio médico, la familia y su futuro cuando éste enferma. Así, años de trabajo y dedicación a pacientes terminan en no copas veces en aislamiento social, o en miseria y abandono. No es raro ver o conocer de galenos viejos,  enfermos, con pocos recursos para subsistir y cuidar de su vejez o enfermedad.

A nivel institucional si uno presenta una enfermedad profesional o accidente de trabajo, puede ser que lo pensionen con un sueldo y prestaciones semidecentes.

Tratamiento

Estas son recomendaciones a realizar para mejorar el entorno en su ambiente de trabajo.

  • Mejore tiempos y recursos.
  • Mantenga la atención en su trabajo.
  • Anticipe interconsultas.
  • Ingrese a piso “pacientes obvios que no mejoraran sus condiciones en breve”.
  • Si está solo, no explore los pacientes en orden, primero los graves.
  • Delegue  responsabilidades.
  • Evite toma de exámenes innecesarios, “solo los útiles”.
  • No tome muestras, sin requisición llena.
  • Si maneja menos de 6 pacientes, inicie con las indicaciones.
  • Contenga a pacientes agresivos ó inquietos.
  • Vigile sus tiempos.
  • De ser posible entre cada paciente tome un minuto de descanso.
  • Mantenga buenas relaciones con: su equipo de trabajo, pacientes, familiares y directivos.

Intervención para el enfermo

  • Reconocimiento e identificación, ¿qué me está dañando?
  • Egoísmo altruista, ¿qué es lo que quiero?
  • Escoger sus propias metas, ¿cuándo lo quiero hacer?
  • Cambio de modo de vida, ¿cómo lo voy a hacer?
  • Conservar sentido del humor.
  • Cambio de actitud y percepción  (establezca compromisos).
  • Balance de su vida (personal, laboral y familiar).
  • Mantenga una dieta saludable.
  • Buscar su propio nivel de tensión y técnicas de relajación.

Programas de bienestar personal

  • Mantener un programa regular de ejercicios.
  • Trabajé donde haya mejores sistemas, “de atención médica y de retiro”.
  • Considere la convivencia con la familia y amigos, “familia por siempre primero”.
  • Aprenda e incorpore, “buena actitud con otros compañeros”.
  • Tome cursos de administración del tiempo y de autoayuda.
  • Tómese “descansos breves” durante la jornada (5 – 15 min).
  • Si es mujer… reporte en su caso “acoso sexual”.

Intervenciones para quien lo padece

  • Acuda a conferencias informativas.
  • Inicie el diagnóstico situacional de su  servicio y prevenga complicaciones.
  • Instituir grupos de apoyo.
  • Psicoterapia individual.
  • Necesidad de programas médicos para profesiones de la salud.
  • Manejo de la conducta y apoyo psicológico.
  • Manejo de estrés.
  • Valoración profesional de un plan de Vida, familiar, personal y laboral.
  • Consejos maritales y entre compañeros.
  • Valoración y manejo de conductas disruptivas.
  • Aprenda técnicas de negociación.
  • Solicitar consejo ante demandas.
  • En caso graves ¡CONSIDERE DEJAR DE EJERCER!

Debemos replantear que las enfermeras y médicos. No deben ser contratados como asalariados homogéneos (trabajadores a sueldo) que vendan su fuerza de trabajo por horas, sino profesionales que aportan sus conocimientos al sistema para mejorar la atención de salud a los pacientes.

CONCLUSIONES

  • Nos guste o no el evento existe.
  • Debemos estar alerta, para protegernos.
  • Sea honesto y solicite ayuda de requerirla.
  • Procuremos buenos sistemas de compensación.
  • Si padece una enfermedad, acepte tratamiento.
  • Evite trabajar en alto riesgo y automanejarse.
  • Mayor difusión… Auxiliarse en redes mundiales

“Te verás solo en tus tristezas, solo en tus estudios,  solo en medio del egoísmo humano. Ni siquiera encontraras apoyo entre médicos, que hacen sorda guerra entre ellos por interés ó por orgullo profesional”. -Esculapio-

Bibliografía

  1. Manual de Ética. 4° Ed. 2005. American College of Physicians.
  2. Riley GJ. Understanding the stresses and strains of being a doctor. MJA 2004; 181: 350–353.
  3. Baldisseri MR. Impaired healthcare profesional. Crit Care Med. 2007 35, 2. S106-16. Suppl.
  4. Rawnsley K. Helping the sick doctor: a new service. BMJ 291, 992. Oct 1985
  5. Maslach C,  Jackson SE. The measurement of experienced  Bournout. J Occup Behav. 2: 99-113 . 1981
  6. Graue WE, Álvarez CR, Sánchez MM. El síndrome del Bournout
  7. En http://www.facmed.unam.mx/eventos/seam2k1/2007/jun_01_ponencia.html
  8. Boisaubin EV, Levine RE. Identifying and assisting the impaired physician. Am J Med Sci 2001; 322:31–36
  9. Van Groenou AA. Ann Emerg med. 48:6. Dec 2006.
  10. http://www.fphomc.es/paime_fott