Una vez que hayas creado tu marca, desde el momento en el que escogiste un nombre relevante, sabes que debes proteger todos tus activos de marketing, pues serán fundamentales para que puedas comercializar tus servicios o productos con éxito.

El registro de marca es el proceso por el cual una marca y sus activos (como el nombre y el logotipo) son reconocidos legalmente. Esto permite mostrar una imagen unificada en el mercado, ya sea de una empresa o sus productos, así como dar un respaldo a las actividades comerciales con un diferenciador de autenticidad.

Contar con una marca consistente ayuda incluso a la rentabilidad de un negocio: en general, aumenta las ganancias en 23 % cuando se utiliza de manera uniforme en todos los canales de marketing.

Proteger tu marca o logo frente a la competencia: todo esto, avalado por el IMPI, te ayudará a conseguir más visitantes interesados y, por lo tanto, aumentar tus ventas.

Algunos de los requisitos generales para el registro de marca son los siguientes:

  • Datos personales (en el caso de contribuyentes individuales) o datos de la empresa constituida.
  • Nombre de marca.
  • Tipo de distintivo: logotipo en dos dimensiones, tridimensional, sonoro, holográfico (A veces requieren contar con los códigos de los colores utilizados).
  • Poder notarial, en caso de que sean empresas constituidas.
  • Pago de formatos oficiales o de la solicitud.
  • Reglas de uso de la marca.
  • Productos o servicios asociados.

Es importante que tu logo sea lo suficientemente único (y adecuado para el giro de tu
empresa), esto ayudará a que pueda ser registrado. Por lo regular, las entidades
gubernamentales que se dedican al registro de marca realizan una investigación
exhaustiva para que no existan dos marcas demasiado parecidas. Esto te protege tanto a ti como a los otros propietarios.

Algunas marcas pueden contener un distintivo auditivo (como un jingle), que también
podrás registrar en la mayoría de ocasiones.

Además, si tu marca es internacional, puedes consultar a la Organización Mundial de la
Propiedad Intelectual que, mediante el Protocolo de Madrid, protege a las marcas en
varios países. También es posible que realices registros nacionales en lugares diversos,
pero, en definitiva, para dar este paso te recomendamos que recibas la asesoría de tu
equipo legal.

Ahora que conoces por qué es tan importante que registres tu marca y cuál es el
procedimiento básico, te invitamos a que lo realices. Sabemos que requiere inversión de
tiempo y recursos, pero te dará beneficios con creces y favorecerá tu imagen como
profesional frente a tus clientes o pacientes.

Fuente:

https://blog.hubspot.es/marketing

Alejandro Zayas es Licenciado en Mercadotecnia con más de 15 años dentro de la industria farmacéutica, Pharma, CHC, Ot’x y Medical Devices.