Hace unas horas, el Senado mexicano ha informado de que ha aprobado una ley para asegurar el consumo de alimentos saludables en centros escolares, además de prohibir la venta de comida basura en las inmediaciones de las escuelas. En un comunicado, el Senado indicó que, por unanimidad, con 109 votos a favor, aprobó reformar el artículo 75 de la Ley General de Educación.

“Esto es para asegurarnos el consumo de alimentos y bebidas sanos que permitan un desarrollo óptimo de las niñas, los niños y los jóvenes, tanto al interior como al exterior, de todas las escuelas del país”, tal y como han indicado desde el Senado. El proyecto, propuesto por el senador Martí Batres, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), establece que las autoridades educativas “deberán promover ante los tres ámbitos de gobierno, la prohibición de la venta de alimentos con bajo valor nutritivo y alto contenido calórico en las inmediaciones de los planteles escolares”.

La nueva norma fomenta estilos de vida saludables

Asimismo se deben fomentar los expendios de alimentos saludables, de preferencia “producidos en el barrio, vecindad o región de cada plantel”. La reforma, tal y como ha señalado la nota, también dispone que las cooperativas escolares (centros de venta al interior de las escuelas) que funcionen con la participación de la comunidad educativa “estarán obligadas a observar los criterios nutrimentales y Normas Oficiales Mexicanas emitidas por la Secretaría de Salud, así como fomentar estilos de vida saludables en la alimentación de los alumnos.

La reforma de esta ley ha apuntado que Salud de México “promoverá que en las cooperativas cumplan esta obligación y que en las mismas se deberán incluir la comercialización de frutas y verduras”.

A su vez, Batres señaló que en el marco de la pandemia, “esta reforma resulta fundamental, ya que el 70% de las personas que fallecen por COVID19 presentaron lecciones pancreáticas”, lo que refleja que el consumo de alimentos con altos índices de azúcares refinados incrementa el índice de letalidad de la enfermedad.

34,4% de niños y adolescentes tiene sobrepeso u obesidad y no toman alimentos saludables

Este nuevo dictamen reforma los párrafos tercero y quinto del artículo 75 de la Ley General de Educación, se envió a la Cámara de Diputados. En el país entró en vigor el etiquetado frontal de advertencia, que mediante octágonos negros advierte a los consumidores sobre altos niveles de azúcar, sodio, calorías o grasas saturadas. Además, de acuerdo con las Encuestas Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2018), en el país, el 34,4% de los niños y adolescentes tienen sobrepeso u obesidad, lo que sitúa a los mexicanos en el primer lugar en obesidad infantil.

Según la OMS, la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI y es un problema mundial que está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos y la prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante. La preocupación se debe a que los niños obesos y con sobrepeso tienen a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a esas edades más tempranas enfermedades no transmisibles como diabetes y las enfermedades cardiovasculares.