Aunque ya han transcurrido poco más de tres meses del nuevo gobierno, todavía hay mucho trabajo por realizar. Pero algo que se debe tomar en cuenta que los cambios no se logran de manera inmediata. A pesar de los programas que se tienen previstos, los resultados podrían tardar en manifestarse. De igual forma, se deben de tomar en cuenta las condiciones actuales del país.

Lo anterior es en referencia a la reciente declaración del Dr. Jorge Alcocer, titular de la Secretaría de Salud (SSa). Durante una reunión con medios, comentó el mal estado en el que se encuentra el sistema sanitario de nuestro país.

El sistema de salud mexicano no está sano, está en el camino del desastre. Hay ausencia de la rectoría, faltan centros de salud y hospitales. Hay aún exclusión de pacientes y sigue imperando la burocracia y la corrupción. Además no hay regulación administrativa y no tenemos presupuesto suficiente.

Pero a pesar de los inconvenientes y barreras, el funcionario afirmó que se hará todo lo posible para cambiar la situación. En primer lugar, garantizó que durante su gestión no existirán actos de corrupción. De igual forma, señaló que su preocupación principal será mejorar las condiciones de todos los profesionales de la salud.

Finalmente, expuso la importancia de aumentar el presupuesto anual destinado a la salud pública. En ese sentido, recordó que apenas se invierte el 3.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el rubro sanitario. Por eso pidió que de manera gradual aumente la cifra hasta llegar al objetivo final del 8 por ciento anual.