En promedio, mujeres mexicanas usan anticonceptivos 2.4 años después de su primer embarazo

La baja adopción de anticonceptivos logra que la tasa de embarazo en adolescentes mexicanas suba, mientras que en otros segmentos poblacionales va a la baja

0
119

Dentro de México existen 2 problemas concretos con respecto a la maternidad. Mientras cambian las expectativas y las aspiraciones profesionales, más mujeres postergan crear una familia. Esto, a su vez, provoca que exista una disparidad entre su fertilidad y su deseo de tener hijos. Pero más importante aún es la alta tasa de embarazo no planificado entre la población adolescente.

Ranferi Gaona Arreola, vicepresidente del Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia (COMEGO) apuntó que la población adolescente requiere de atención en embarazo. En conferencia de prensa de Asofarma, que presentó su anticonceptivo oral combinado Liberfem, el especialista apuntó que la tasa de fecundidad de este grupo ha aumentado en los últimos años.

La fecundidad general en México ha disminuido en los últimos años. Sin embargo, el grupo de los adolescentes sufrió un aumento en su tasa específica [de embarazo]. De 70 a 77 por ciento [entre 2009 y 2014]. Hablamos entonces que este segmento es el más vulnerable. Y es el que, por supuesto, requiere de más atención. La natalidad no es un problema. El reto se centra en las mujeres entre 15 y 20 años. Pero tampoco debe despreciarse a las pacientes entre 21 y 34 años.

Cifras del embarazo y las relaciones sexuales en adolescentes

Gaona Arreola compartió algunos datos específicos sobre sexualidad en México. En promedio, la primera relación de las personas ocurre a los 15.6 años. La primer unión sentimental, a los 18.8. Y el primer hijo, a los 19.5 años. Sin embargo, el primer uso consistente de métodos anticonceptivos se retrasa hasta los 21.9 años. El experto de la COMEGO apunta que este fenómeno explica el alto número de embarazos no planificados entre este segmento de la población.

Al mismo tiempo, los métodos anticonceptivos son bien conocidos por los adolescentes. El 90 por ciento de los pacientes de este segmento conoce estos dispositivos y productos. Pero más de la mitad de todas formas dijo haber tenido un embarazo (completo o interrumpido). Gaona Arreola apunta que también se han identificado algunos factores ligados a esta alta tasa de fecundidad.

[El rezago educativo y un bajo nivel socioeconómico están relacionados al 75 por ciento del embarazo adolescente]. Existen intervenciones eficaces para disminuir dichos incidentes dentro de esta población. La información sobre las mismas, así como su aplicación, debe ir de la mano de un especialista médico capacitado. […] Debemos promover el uso de métodos anticonceptivos.

Taboola