En una generación, la expectativa de vida será dos décadas menor que ahora: experta

Se espera que la expectativa de vida promedio de los mexicanos disminuya rápidamente en el futuro próximo, en parte por la mala alimentación de la población

484

La expectativa de vida de los mexicanos era, para 2016, de poco más de 75 años. Esto, en estimaciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Aunque este nivel es mucho más alto que hace un siglo, puede que no se mantenga así por siempre. Ya existen elementos socioeconómicos que afectan su estabilidad. Pero hay otros factores más radicales.

En una entrevista con Notimex, Marybel Yañez advirtió que la expectativa de vida va en picada. De acuerdo con la nutrióloga, la próxima generación podría llegar solo a los 55 años. Es decir, dos décadas menos de lo que se espera que sobrevivan las personas hoy en día. De acuerdo con el INEGI, este nivel sería menor que el visto en 1970, cuando estaba en 61 años promedio.

Decisiones de estilo de vida, factor principal en la expectativa de vida

Yáñez asegura que también se reduciría la calidad de vida de la población. Tanto este fenómeno como la menor expectativa de vida se debe, en parte, a la mala alimentación. La especialista reafirma que un muestra de ello, es el alto número de niños con obesidad. Recordó que la diabetes está presente en hasta el 20 por ciento de la población en educación primaria.

Otro factor importante es la prevalencia de enfermedades crónicas entre la población adulta. Entre ellas, mencionó enfermedades cardiovasculares, diabetes y tumores malignos. Todos estos padecimientos fueron, en 2017, las causas líderes de mortalidad en México. Afirma que la mala alimentación también reduce la expectativa de vida de los pacientes con estas condiciones. Lamentó que muchos de estos comportamientos sean por adoptar las costumbres americanas.

Estamos copiando a una nación que nos manda comida procesada. Imitamos sus malos hábitos. Tenemos que regresar a nuestras tradiciones. Hace más daño una bolsa de papas fritas empaquetadas, que una quesadilla y un tlacoyo. [La comida chatarra estadounidense] perjudica más la salud de la población. [Somos] una mala copia del estilo de vida en nuestro país vecino.

Señaló que, además de la alimentación, un paciente también puede poseer factores genéticos que reduzcan su expectativa de vida. Sin embargo, recalcó que una persona debe considerar en su alimentación todos los factores posibles. En general, recomendó a pacientes y profesionales de la salud incrementar la ingesta de minerales. Asimismo, recordó que el ejercicio y el estrés también son factores fundamentales en el control del peso.