Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

Existen enfermedades que podría pensarse que por ser tan antiguas la población actual no las padecería, tal como el caso del cólera o la peste bubónica. También están aquellas que aparecen de vez en cuando con brotes que superan a los de años anteriores, como el virus del Ébola que surgió a finales de los años setenta y actualmente presenta su peor brote.

La lepra es una enfermedad infecciosa conocida desde las antiguas civilizaciones en China, Egipto y la India —la primera referencia escrita data del año 600 a.C. en la actualidad hay más de 200.000 nuevos casos diagnosticados cada año en el mundo, la lepra es una enfermedad que no termina por desaparecer, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Peste bubónica, La plaga se conoció como la «Muerte Negra» en Europa en el siglo XIV, y causó la muerte de 50 millones de personas, según datos registrados por la OMS. La peste es causada por la bacteria Yersinia pestis, una bacteria que se encuentra en los roedores y la extendieron las pulgas. Una vez que una pulga infectada pica a los seres humanos, pueden desarrollar la peste bubónica, que se caracteriza por inflamación de ganglios linfáticos. Si la bacteria llega a los pulmones, se puede desarrollar la peste neumónica. El año pasado hubo epidemias de peste en Europa, Estados Unidos, África, Asia y América del Sur.

La enfermedad de Chagas o “el mal de Chagas”, como se lo conoce, es una de las enfermedades autóctonas de América Latina descubierta por el médico brasileño Carlos Chagas en 1909, causada por el parásito Trypanosoma cruzi que se transmite por la picadura de un insecto infectado conocido como vinchuca o “chinche gaucha”, “chinche besucona”, “chupadora”, “voladora”, “barbeiros”, “chipos”. Se ha descubierto que momias de hasta 9.000 años de antigüedad tenían el corazón agrandado y se detectó el ADN del parásito. Y pese al paso de los miles de años, la enfermedad sigue presente en la región suramericana.

La tuberculosis descrita desde la época de los egipcios, unos 3.000 años antes de Cristo o más. Es una enfermedad causada por la Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones. Es curable y prevenible, señala la Organización Mundial de la Salud. La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire. Basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada, detalla la OMS.

La varicela ya era reconocida hace más de 2.000 años en las antiguas Babilonia.  El virus solo se transmite de persona a persona, ya sea por contacto directo con las lesiones cutáneas o al expulsarse mediante tos o estornudos. El período de incubación hasta que aparece la enfermedad es de dos a tres semanas. Es contagiosa desde dos días antes de la erupción. También puede ser contraída a partir de las lesiones de una persona con herpes zóster.

La Malaria, basta con una picadura de un mosquito infectado para contagiarse de malaria, una enfermedad infecciosa que mata a alrededor de un millón de personas cada año. Los chinos fueron los primeros en describir sus síntomas, hacia el año 2700 a.C. Sin embargo, arqueólogos creen que su origen es todavía más antiguo, y la consideran responsable de la mitad de las muertes humanas desde la Edad de Piedra.[1]

Estas enfermedades son un obstáculo para el desarrollo social y económico de la población mundial afectada. Además, causan estigma y discriminación, impactan negativamente a las personas que las contraen y afectan desproporcionadamente a los grupos afectados.

[1] (Bitacoras.com, 2014)  

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica