ENTREVISTA: entre 30 y 75% de las mujeres experimentan gingivitis durante el embarazo

87

Durante el embarazo, las mujeres suelen preocuparse por qué alimentos comer, qué medicamentos evitar o cuáles vitaminas incluir. Básicamente, se preocupan por todo aquello que pueda causar algún daño al bebé.

Sin embargo, la salud bucal suele dejarse de lado. No es un tema que se vea como un posible factor de riesgo o algo que se deba cuidar. Incluso, hay creencias sobre que la anestesia usada por los dentistas puede dañar al bebé.

Así, el equipo editorial de Saludiario tuvo una entrevista con la Dra. Érika Torres Baldez, médico cirujano y ginecobstetra de Oral-B. El motivo fue conocer la importancia de la salud bucal entre las mujeres embarazadas, y algunos consejos que los ginecólogos y dentistas pueden ofrecer a sus pacientes. 

Preocupaciones de las mujeres embarazadas

Las principales preocupaciones de las mujeres embarazadas son las relacionadas con el cuidado de su bebé. Aunque, hay problemas graves –como obesidad, diabetes o hipertensión– que también se presentan durante el embarazo.

Lo mismo sucede con la salud bucal. Pocas veces las personas piensan en ella. No es un tema que la mujer ve como un posible factor de riesgo. Sólo un número muy reducido de mujeres embarazadas con problemas dentales van al dentista durante la gestación.

Esto es un problema porque durante el embarazo las encías están más sensibles por el cambio de las hormonas. Así, la mujer está en mayor riesgo de tener una gingivitis o una enfermedad periodontal. Hay riesgo de mayor incidencia de caries porque aumenta el ácido en la boca. Algunos estudios apuntan que entre 30 y 75 por ciento de las embarazadas tienen problemas bucales como gingivitis.

La salud bucal de las mujeres embarazadas

Existen cambios durante la gestación que aumentan el riesgo de que la mujer embarazada tenga más alteraciones orales. Dos de los más frecuentes son las náuseas y los vómitos matutinos. Una recomendación que pueden hacer los ginecólogos es el aseo oral después del vómito, ya que contiene ácido que contribuyen a enfermedades en las encías.

Además algo característico de la mujer embarazada que no se presenta en otros momentos es el granuloma piógeno. Se trata de un tumor en las encías. También, las erosiones dentales pueden ocurrir.

En casos severos de enfermedad periodontal, las bacterias presentes en la boca y encías pueden entrar a través del torrente sanguíneo y ocasionar infecciones bucales. En una mujer embarazada, las infecciones a distancia —no necesariamente las genitales— pueden aumentar hasta siete veces el riesgo de un parto prematuro.

Prevención: responsabilidad compartida

Debido a la importancia de la salud bucal en el embarazo, la prevención es necesaria. No hay que esperar a llegar a un extremo desafortunado.

La salud bucal es un problema y una responsabilidad compartida. Por un lado, las mujeres pueden preguntar a sus ginecólogos si tienen que ir al dentista como parte de los estudios de control prenatal. Por otro lado, los ginecólogos pueden incluir una valoración odontológica.

Aunque las mujeres se sientan bien sobre su salud bucal, si están embarazadas, hay que recordarles que existen los riesgos de infecciones bucales y cambios hormonales que afectan su salud y la de su bebé.

Por lo que hay que acudir a tener una consulta dental con toda la seguridad de que no se le va ocasionar nada al bebé. Por el contrario, se puede prevenir una complicación severa que impacte en las contracciones del útero antes de tiempo, como la enfermedad periodontal.

También, es necesario derribar mitos. Algunas mujeres embarazadas sienten miedo que si ponen anestesia puede hacerle daño al bebé. Pero es más dañino no acudir a una consulta dental cuando hay problemas bucales.

5 tips de cuidado de salud para futuras mamás

  1. Tener una dieta nutritiva.
  2. Evitar los alimentos ricos en azúcares y muy ácidos. Esto no sólo es porque aumenta la cantidad de glucosa en la sangre, sino porque las bacterias de la boca y encías aman los ambientes dulces y ácidos, y se reproducen fácilmente.
  3. Si hay náusea y vómito en las mañanas, hacer enjuagues y usar hilo dental después del episodio para que no se quede el ácido en la boca.
  4. Tener un mejor aseo bucal con líneas de productos especiales, como Oral-B Detox que ayuda a eliminar las bacterias que no se ven a simple vista.
  5. Tener una consulta prenatal adecuada, que incluya visitas al dentista durante todo el embarazo