ENTREVISTA: “Se debe capacitar a los médicos de primer contacto sobre el uso de antibióticos”

Aunque la restricción en la venta de antibióticos en México ha impulsado su consumo responsable, también ha propiciado su venta ilegal.

182

Los antibióticos son considerados como uno de los principales avances en la Medicina moderna. Gracias a su creación ha sido posible ofrecer un tratamiento contra las infecciones causadas por bacterias. Aunque un aspecto negativo es que a lo largo de las décadas se ha abusado en su uso o simplemente se consumen de forma innecesaria.

Una consecuencia que ya se puede observar es que ahora las bacterias son más resistentes que en el pasado. Por lo anterior, se estima que cada año se producen 700 mil muertes en todo el mundo por la resistencia bacteriana. Aunque el futuro luce todavía más desolador porque de continuar la misma tendencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que para el 2050 serán 10 millones anuales. Con esto, superaría a otros problemas como la diabetes, cáncer y VIH.

Dr. Sergio Caretta

Como una alternativa para evitar el escenario descrito, en 2012 fue fundada la organización Global Respiratory Infection Partnership (GRIP). Está conformado por profesionales de la salud de diversos países y su objetivo es educar y apoyar a los médicos con respecto al uso correcto de antibióticos.

En ese sentido, el equipo de Saludiario pudo entrevistar al Dr. Sergio Caretta, representante en México de GRIP. En primera instancia señala que algunas medidas con respecto al uso de antibióticos en México han sido correctas, aunque todavía se requieren más.

Controlar la venta de antibióticos

Una de las acciones más importantes y controvertidas que se han implementado es exigir una receta médica para la adquisición de antibióticos en farmacias. A una década de distancia considera que ha sido apropiada porque ha permitido un uso moderado de esta alternativa para el tratamiento.

Pero a su vez, también considera que desde entonces se ha incrementado el tráfico de antibióticos en nuestro país. Señala que por desgracia es bastante común encontrar cajas con fármacos en tianguis o puestos callejeros. Además de ser una actividad ilícita también pone en riesgo la salud de quienes consumen estos medicamentos que están caducados, son robados o falsificados.

El también presidente de la Sociedad Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello agrega que otra de las actividades de GRIP es la realización de cursos dirigidos a médicos generales. Debido a que se trata de quienes suelen recibir a los pacientes por primera vez, es necesario que tengan los conocimientos suficientes con respecto al uso de antibióticos.

No se trata de negar al uso de los antibióticos sino de trabajar en conjunto como sociedad médica y sociedad en general para cambiar nuestra actitud ante su uso. Avanzar en materia de resistencia antimicrobiana requiere de dos elementos principales: mejorar la supervisión microbiana y construir una cultura médica y social sobre el tratamiento responsable de enfermedades.

Educar a los pacientes

En ese sentido, comentó que lo ideal es que cada médico eduque a sus pacientes acerca del consumo de antibióticos. Pero al mismo tiempo, señaló que se trata de una labor bastante complicada por las jornadas a las que se enfrentan los galenos. En especial en el sector público por la abultada cantidad de pacientes que revisa cada profesional de la salud al día.

Finalmente concluyó que se requiere del trabajo en conjunto de médicos, pacientes y autoridades sanitarias para hacer frente a este problema de salud. Aunque en la actualidad ya es grave, si no se combate de forma acertada podría propiciar una catástrofe como indican algunos pronósticos.