Dedicarse a la Medicina no es nada sencillo por toda la formación y preparación que se requiere. Mientras que una vez que se ejerce la profesión siempre existe el riesgo latente a cometer equivocaciones. En ocasiones se llega a pensar que los médicos son personas perfectas pero no es así. Son como cualquier humano y por lo mismo son susceptibles a los errores. Aunque la diferencia es que a partir de la magnitud algunos pueden ser de múltiples consecuencias.

Sin importar la preparación del médico, en cualquier momento puede existir alguna falla. Lo que se debe buscar es que la probabilidad sea mínima. Con esto se busca evitar riesgos innecesarios en el paciente para también cuidar la integridad propia.

¿Cuánto cuestan los errores médicos?

Ahora bien, desde el punto de vista económico, los errores son muy costosos y varían a partir del tamaño de cada institución. De acuerdo con un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las equivocaciones de los trabajadores de la salud suponen hasta el 15 por ciento del presupuesto anual de un hospital.

Pero entonces, una de las cuestiones básicas es definir lo que se entiende por error médico. La Organización Mundial de la Salud (OMS) engloba los diagnósticos equivocados, intervenciones clínicas fallidas o innecesarias, dosis incorrecta de medicamentos, un desatinado cálculo sobre los efectos secundarios de un fármaco recetado o vulnerabilidades en los sistemas de atención que puedan resultar en un evento no deseado dentro de instalaciones hospitalarias.

De forma más práctica, algunos ejemplos de este tipo de errores se puede apreciar en la aplicación de medicamentos por vías que no son las indicadas; errores en las transfusiones de sangre o la obtención de radiografías y equivocaciones al indicar qué miembro debe ser amputado.

Consecuencias de los errores médicos

Mientras que las consecuencias para las instituciones son variadas. Abarcan desde pacientes internados durante más días, mayor consumo de medicamentos y el riesgo a sufrir demandas por los daños a los pacientes.

En ese sentido, la OMS estima que cada año se ven afectados 138 millones de pacientes por errores cometidos por los médicos. Aunque lo más preocupante es que se producen 2.6 millones de muertes por el mismo motivo.

Aunque como se mencionó desde un inicio, muchos errores no se pueden evitar pero sí prevenir o al menos reducir la probabilidad a cometerlos. Poner toda la atención en la actividad que se realiza, evitar distracciones y siempre verificar antes de actuar ayuda son aspectos básicos para evitar cometer alguno.