Suena a Perogrullo, pero es verdad: quien no se reinvente en esta época de post pandemia, está condenado a fracasar. En el caso de los médicos, la actualización ya no tendrá que ser solo de conocimientos médicos, sino de tecnología y de técnicas de marketing, para tener siempre su consulta activa.

En este espacio hemos hablado de la telemedicina, el uso de aplicaciones de mensajería, como WhatsApp y hasta de la necesidad de integrarse a plataformas de comunidades médicas, con el fin de promoverse y de asegurar un número mínimo de consultas.

Otro aspecto importante, sobre todo en las actuales condiciones, es el cobro de la consulta, pues muchos médicos han estado reacios a integrarse a conocidas plataformas de pago, sobre todo por la comisión bancaria, pero el profesional de la medicina debe saber que pierde más al estar al margen de estas tendencias.

No hay que soslayar la parte de marketing digital, donde las redes sociales son más que básicas para activar, sostener y crecer la consulta médica. Hay algunos médicos que ya han tomado la decisión de entrar con todo a medios sociales, con muy buenos resultados, pero hay otros, sobre todo de la vieja guardia, a quienes les ha costado mucho trabajo integrar esta parte.

Algunos médicos han delegado sus redes a algún community manager independiente, o incluso, a alguna agencia de relaciones públicas o marketing digital, que suelen cobrar más. Aquí la recomendación es valorar no solo el costo, sino los resultados al cabo de un periodo razonable, digamos tres meses.

Pero hay otro grupo que ha entrado a conocer más de los medios sociales, saber más qué son, para qué sirven, cómo se usan, con qué se comen y ya han abierto las entrañas de todos y cada uno de ellos y le están sacando el mayor provecho posible. En efecto, solo que como todo, hace falta tiempo, tanto para estudiar este tema, que no es del gusto de todos, como para atender y hacer crecer las redes.

Por último, está el grupo que no quiere saber de las redes sociales. Se niegan tanto a saber más, como a invertir tiempo y mucho menos dinero. Lo que no saben es que mantenerse al margen de los medios sociales ha dejado de ser opción, porque como dije antes, médico que no se reinvente, como se decía el sexenio pasado, está destinado a ir hacia el despeñadero…

Estetoscopio

Con alrededor de 78 mil muertos en el país, según números oficiales, desde este espacio insistimos de nuevo que no es momento de regresar a clases presenciales. Quien esto escribe tiene un hijo pequeño, de seis años, y no hay nada más difícil que mantenerlo frente a una pantalla por varias horas. Sin embargo, siempre pienso que esta educación a distancia así como está, limitada y todo, es mejor opción a exponer a mis hijos a un contagio y sus complicaciones. Habría que preguntarnos qué es mejor, ¿el conocimiento o la vida?

Jorge Arturo Castillo es licenciado en Ciencias de la Comunicación (CC) y maestro en Relaciones Internacionales (RI) por la FCPyS de la UNAM. Es socio director de Comunicación CM, desde donde edita medios especializados en las industrias farmacéutica, salud, energía y tecnología. Es profesor de periodismo de la carrera de CC, en la UNAM, desde hace más de 27 años. Es generador de contenidos y ha desempeñado diversos cargos periodísticos en los principales medios de comunicación en México, así como algunos internacionales.

Licenciado en Ciencias de la Comunicación (CC) y maestro en Relaciones Internacionales (RI) por la FCPyS de la UNAM. Es socio director de comunicación en CM, desde donde edita en medios especializados sobre industrias como farmacéutica, salud, energía y tecnología. Es profesor de periodismo de la carrera de CC en la UNAM, desde hace más de 27 años. Es generador de contenidos y ha desempeñado diversos cargos periodísticos en los principales medios de comunicación en México, así como algunos internacionales.