El estrés eleva la cantidad de errores que un médico puede cometer

353

De acuerdo con algunos estudios realizados en varios países de Latinoamérica, incluido México, hasta el 60 por ciento de los profesionales de la salud se encuentra agotado emocionalmente. En tanto, un 42 por ciento considera que la profesión médica ocasiona un deterioro en su persona.

Bajo tal contexto, Jesse O’Connor, miembro fundador de la asociación Dr. Payaso, menciona que los altos índices de estrés y agotamiento que padece la gran mayoría de los médicos se debe a los horarios que manejan, así como a la naturaleza misma de la profesión.

Un médico cansado no puede ofrecer a sus pacientes el servicio que él desearía, lo hace con menos calidez y desde luego, tiene muchas posibilidades de desarrollar problemas de salud.

Asimismo O’Connor considera que un médico agotado tiene más posibilidades de cometer errores, algo que puede suceder con mayor frecuencia entre los médicos residentes.

Ellos tienen los niveles de estrés más altos. En México, al menos el 75 por ciento presenta cansancio, e incluso la incidencia en este sector es del doble que en el resto de la población.

Mala relación médico-paciente es causada por el estrés

“Muchos pacientes se quejan de que reciben maltratos de los médicos o del personal de enfermería. De hecho, el maltrato es la queja número uno dentro del sector salud. Sin embargo, muchas persona no saben que el estrés que se vive en esas instituciones afecta a todo el personal, pues no cuentan con todas las herramientas para ejercer su profesión y atender como se debe a los derechohabientes”, dijo Jesse O’Connor, quien mencionó que la asociación Dr. Payaso se encuentra trabajando con la Secretaría de Salud en la implementación del proyecto Felicidad que Sirve.

Es una estrategia dirigida a profesionales de la salud para que prendar a desarrollar su inteligencia emocional, resilencia, así como a elaborar pensamientos positivos y empatía con el paciente. Esto muy importante que las autoridades ofrezcan bienestar a los médicos, para que éstos sean capaces de transmitírselo a sus pacientes.