En la actualidad el mercado farmacéutico mexicano se ubica entre los primeros 15 del mundo y es el segundo de mayor importancia en América Latina al tener un impacto directo en 161 ramas de la actividad económica generar 74 mil empleos directos, pero detrás de los aspectos positivos también se encuentran otros no tan decorosos.

En este caso, Óscar Zavala, presidente de la Unión Interdisciplinaria de Farmacias, Clínicas y Consultorios (Unifacc) denunció la existencia de un oligopolio en la distribución de medicamentos en nuestro país, el cual perjudica a las pequeñas farmacias que no pueden competir con los distribuidores mayoristas.

Nadro, Marzam y Fármacos Nacionales están afiliados a la Asociación de Distribuidores de Productos Farmacéuticos y hemos observado que tratan de homologar las condiciones comerciales a los clientes. Esto puede ser peligroso porque puede desencadenar una especulación en el precio de las medicinas a nivel nacional.

En ese sentido, Zavala recordó que hace poco la Comisión Federal de Competencia (Cofece) investigó a Nadro después de que la filtración de documentos Panama Papers revelará manejos turbios en la compañía de distribución.

Se trata de un tema de injusticia porque mientras tenemos un abastecimiento de hasta el 40 por ciento de los productos farmacéuticos de mayor rotación, en el caso de medicamentos de alta especialidad o de enfermedades crónico-degenerativas, tenemos que comprar obligadamente con el mayorista, porque los laboratorios no quieren tomar el riesgo de vender sus productos a pequeños distribuidores. Al final terminan siendo el mal necesario.

¿Y tú crees que realmente exista un oligopolio en la distribución de medicamentos en nuestro país?