FDA aprueba un dispositivo para tratar adicción a opiáceos

285

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos aprobó por primer a vez el uso de un implante para combatir la adicción a los opiáceos.

El dispositivo del tamaño de un fósforo aún no tiene precio y es propiedad privada de Braeburn Pharmaceuticals, pero fue diseñado por Titan Pharmaceuticals Inc.

Los Centros de Estados Unidos para los Servicios Humanos y de Salud (HHS) han denunciado que de los aproximadamente 2,2 millones de estadounidenses que requieren tratamiento para el abuso de opiáceos, sólo la mitad lo recibe, el cual se suministra en clínicas aprobadas por el gobierno que están autorizadas a usar metadona para este fin.

Otra opción es recurrir a pastillas o tiras de película de buprenorfina, medicamento que es menos adictivo que la metadona; sin embargo, puede perderse con facilidad, por ello, el implante ha sido diseñado para suministrarlo de forma regular y evitar las pérdidas.

El objetivo del dispositivo conocido como Probuphine es administrar el fármaco durante un máximo de seis meses después de que los usuarios se hayan estabilizado mediante otras terapias, como la oral y conductual, no obstante, algunos médicos están preocupados de que esta tecnología motive a los pacientes a confiar únicamente en la medicación, e ignorar los cambios de estilo de vida que necesitan.

Pese a la controversia, la aprobación del dispositivo se antoja una interesante opción para combatir este problema de salud mundial, ya que entre 2010 y 2013, según datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) recabados por Statista, tanto los opioides como los opiáceos se encuentran entre las drogas ilícitas con el mayor número de consumidores en el mundo, con los puestos tres y seis, respectivamente.

Usuarios-Drogas-Ilicitas-2010-2013

Imagen: Bigstock