Dentro de los múltiples problemas que existen, uno de los que ha mostrado mayor aumento a lo largo de las últimas décadas es el cáncer. Los primeros casos identificados se remontan al menos hace 240 millones de años en el pasado en una especie que fue el antecedente de las tortugas. En tanto que ahora es cuando se aprecia el verdadero impacto de esta enfermedad. En todos los países se registra una alta tasa de incidencia y mortalidad sin que hasta el momento se haya conseguido un control real.

A la fecha se producen alrededor de nueve millones de muertes al año por tumores, por lo que se trata de la segunda causa de muerte más frecuente, apenas por debajo de las cardiopatías isquémicas. De tal forma, uno de cada seis decesos que ocurren en el mundo es debido al cáncer. Mientras que uno de sus inconvenientes es que se puede presentar en cualquier parte del cuerpo.

Por su parte, otra adversidad contra la que se debe batallar es que la mayoría de casos son detectados cuando se encuentran en etapas avanzadas. Cuando eso ocurre es más complicado ofrecer una alternativa de curación al paciente.

Importante descubrimiento que combatiría los tumores

Por todo lo anterior, ahora ha trascendido el diseño de una vacuna experimental que podría ser la primera en el mundo en combatir el cáncer. Con el nombre provisional de PD1-Vaxx y desarrollada por científicos de la Universidad de Ohio, se encuentra a punto de hacer historia.

Esta nueva inoculación ya fue probada en animales y mostró una eficacia del 90 por ciento cuando se combina con un fármaco de inmunoterapia para lograr detener el crecimiento de tumores. Se trata de un hecho sin precedentes y por lo mismo la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) concedió el permiso de avanzar a la fase 1 de ensayos clínicos.

De esta manera, ahora la vacuna será probada por primera vez en humanos con la esperanza de que se repitan los mismos resultados. Con base en el informe, la combinación de fármacos logra producir anticuerpos que ayudan a las células inmunitarias a detectar y destruir las cancerosas.

Primero, PD1-Vaxx activa las funciones de las células B y T para promover la eliminación del tumor. En segundo lugar, el tratamiento está dirigido a bloquear las vías de señalización que son cruciales para el crecimiento y el mantenimiento del tumor.

Aunque las pruebas en animales mostraron buenos resultados en casos de cáncer de colon, el ensayo en humanos estará centrado en pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas. Precisamente se trata de uno de los tipos más mortales y que suele evolucionar con mayor velocidad.

Por lo pronto, se dio a conocer que el ensayo tendrá lugar en el Centro Médico de la Universidad de Hackensack en Nueva Jersey.