Hasta el momento se contabilizan 14 millones 765 mil 256 casos confirmados y 612 mil 054 defunciones por Covid-19 en todo el mundo. Mientras que en algunas zonas como Asia y Oceanía se ha logrado un relativo control, en otras áreas como América la pandemia se encuentra en su máximo furos. A su vez, Europa que ya había conseguido superar al brote ahora atraviesa por una segunda ola de contagios debido al acelerado desconfinamiento de algunas naciones.

Al respecto, una de las formas de ver la capacidad de análisis de un país en relación con el tamaño de la epidemia es ver el número de pruebas que se hacen para encontrar un caso confirmado de Covid-19. Este indicador proporciona información sobre la dinámica de la epidemia y la adecuación del número de pruebas realizadas en relación con la situación sanitaria.

Por consiguiente, es poco probable que los países con una baja proporción de pruebas por caso confirmado realicen una campaña de detección lo suficientemente amplia como para identificar todas las infecciones.

Pruebas realizadas para obtener casos positivos

Pero ahora es momento de comparar lo que realiza cada nación. A partir de información reunida por Our World in Data se observa que en Italia se realiza un promedio de 218.2 pruebas para obtener un caso positivo. Con eso se puede observar que la peor parte del problema ya pasó y por eso las probabilidades de encontrar un nuevo infectado son tan pocas.

En ese sentido, en Estados Unidos la cifra es de 11.8 pruebas para encontrar un infectado, mientras que en la India es de 9.7. Aunque el mayor problema ocurre en México donde actualmente por cada 1.5 pruebas realizadas se obtiene un caso infectado. Prácticamente significa que de dos exámenes realizados uno será positivo. Con esto, es una de las cifras más elevadas en todo el mundo y muestra dos aspectos. Por una parte, se realizan muy pocos exámenes entre la población, además de que reafirma que actualmente el brote se encuentra en uno de sus momentos más altos.

Por otra parte, se debe recordar que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la referencia para una política adecuada de pruebas es de entre 10 y 30 por cada caso confirmado.