Patrocinado por RB MJN            

 

 

 

 

Un quirófano o sala de cirugía pueden llegar a ser lugares de alta peligrosidad tanto para el personal de la salud como para el paciente, debido a que en el lugar existe una gran cantidad de dispositivos eléctricos y energéticos que pueden llegar a ser peligrosos si son instalados o utilizados de forma inadecuada, poniendo en riesgo la vida del usuario y del operador mismo. Por lo que, la seguridad eléctrica en las salas de cirugía debe ser cuidada por todos los actores relacionados con el tema.

Con el ritmo acelerado de la innovación en el campo médico, se observa una gran cantidad de dispositivos que suministran energía, que van desde energía mecánica en longitud de onda ultrasónica, hasta energía de microondas. Permitiendo avances médicos tanto en técnicas de intervención quirúrgica sencillas, como en las más complejas y por esto, la seguridad de las instalaciones eléctricas es de suma importancia.

Aspectos eléctricos

La electricidad en una sala de cirugía, tiene tres formas fundamentales y básicas de suministro y son:

  1. Mecanismos normales y de uso doméstico.
  2. Los sistemas aislados.
  3. Los interruptores de circuitos para evitar fallas en la puesta a tierra.

De estos tres, los interruptores de circuitos son los más recomendados, pues cuentan con la capacidad de cortar el suministro eléctrico sin quitar la energía, para no afectar el área quirúrgica. Para lo cual es necesario contar con un generador alterno que proporcione energía, que se active en caso de que falle el generador principal.

La seguridad eléctrica

El principal objetivo de la seguridad eléctrica en los quirófanos es brindar protección y reducir los riesgos eléctricos al que se encuentran sometidos el personal y el paciente. Cuando las instalaciones se apegan a los códigos de reglamentación en instalaciones eléctricas, el servicio eléctrico puede suministrarse de forma continua, asegurando que el paciente no sufrirá posibles shocks eléctricos, que los riesgos de explosión e incendio sean minimizados de forma considerable y que se garantice el flujo constante y sin cortes de electricidad para cada quirófano. También es importante considerar la posibilidad de que haya un sistema de transferencia automático con el fin de proteger las instalaciones en caso de incendio.  

Los sistemas de electricidad aislados

Con el fin de maximizar la protección del paciente en el quirófano, y darle un servicio eléctrico continuo a la sala de cirugía, es de suma importancia la conexión de los equipos al sistema de puesta a tierra, ya que este brinda protección a todas las piezas de metal que rodean al paciente y protegen las tomas de corriente de uso médico. Y reducen la posibilidad de cualquier tipo de descarga eléctrica, teniendo en cuenta que estos lugares tienen una gran cantidad de conductores de electricidad.

La seguridad eléctrica en las salas de cirugía para hacer frente de manera adecuada a posibles complicaciones relacionadas con la electricidad y la continuidad en los flujos de energía y que todos los equipos que se utilicen para mantener la seguridad, deben estar destinados exclusivamente, a proveer la electricidad a los equipos, que deben cumplir con las normas técnicas aprobadas a nivel internacional, con el fin de proteger la salud de todos los participantes en un salón quirúrgico.

[i] Fuente: https://www.seisamed.com/  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica