IMSS ofrece alternativas de tratamiento para recién nacidos que sufren de criptorquidia

El IMSS estima que el tres por ciento de los nacidos que llegan a término, con un embarazo de 40 semanas, sufren de criptorquidia.

110

A través de un boletín informativo el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recordó las opciones de intervención quirúrgica o tratamiento hormonal con las que cuenta para los pacientes con criptorquidia.

El Dr. Lorenzo Pérez Molina, coordinador de Programas Médicos de la División de Gestión Intra y Extra Institucional, explicó que la falta de descenso de los testículos se presenta, en promedio, en tres por ciento de los nacidos que llegan a término, con un embarazo de 40 semanas. Sin embargo, cuando son prematuros, la criptorquidia incrementa su incidencia hasta en 30 por ciento.

Destacó que al sexto o séptimo mes de gestación, los testículos se forman dentro del vientre, bajan por el canal inguinal y toman su posición en el saco escrotal. Incluso, en los tres primeros meses de vida, estas glándulas pueden descender de manera natural a su lugar, pero si el testículo permanece fuera, ya se considera criptorquidia.

En este caso, refirió que una o las dos gónadas pueden quedarse en el trayecto, en el canal inguinal, arriba de la bolsa o dentro del abdomen.

Alternativas de atención

Detalló que para atender este padecimiento existe la orquiopexia, considerada como la primera opción para bajar los testículos a su lugar, antes de los 18 meses de edad. Sin embargo, cuando existe otra enfermedad que contraindique la cirugía, se recurre a un tratamiento hormonal.

La criptorquidia, dijo, se presenta por inmadurez, cuando el bebé nace antes de tiempo y bajo de peso; cuando tiene la edad adecuada, pero presenta bajo peso, desnutrición in-útero; o por diabetes, consumo de tabaco, alcohol, cafeína u otras drogas, en el caso de la madre.

Otros factores que determinan este padecimiento, resaltó, son los ambientales, por exposición a plásticos, herbicidas, pesticidas y aditivos para conservar alimentos.

El Dr. Pérez Molina comentó que los testículos deben estar en la bolsa escrotal para mantenerse a una temperatura ambiente menos caliente que el resto del cuerpo. Al no hallarse en el lugar adecuado, estos pacientes pueden desarrollar cáncer, incluso infertilidad en la etapa adulta.

Desde que el paciente nace, los pediatras que reaniman al bebé, revisan malformaciones, respiración y las bolsas escrotales, entre otros factores. Si éstos no se hallan en su sitio, debe informarse a la mamá y esperar tres meses, con seguimiento en la Unidad de Medicina Familiar o con el pediatra, recomendó.

Al detectar la enfermedad, el paciente es referido al segundo nivel de atención para el procedimiento quirúrgico, con seguimiento cada dos años hasta la adolescencia.