Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

La inteligencia artificial está presente en la medicina desde hace ya algún tiempo, está presente en muchas áreas del cuidado de la salud, tanto del lado de los pacientes, como de los médicos y especialistas. El avance de la inteligencia artificial no es tan rápido como el avance que tiene en otros sectores, debido a las leyes y normas que protegen al paciente en su privacidad, identidad e información.

Son varias las disciplinas que encuentran zonas de convergencia con la informática. Los programas de inteligencia artificial que tratan de emular la inteligencia humana, en la que confluyen muestras de la integración de diversas ciencias y áreas del conocimiento y en las que el perfeccionamiento futuro puede permitir una apropiada asistencia al médico y ayudarle a tomar decisiones y a diagnosticar enfermedades de difícil identificación, además a los estudiantes de medicina durante el desarrollo de sus prácticas[1].

La novedosa perspectiva que se asocia a las tecnologías de inteligencia artificial, aplicadas a la medicina, podrían reducir el tiempo, los costos y los errores médicos, al mismo tiempo que se pueden potenciar los recursos humanos de las diferentes ramas médicas con mayores requerimientos. Sin embargo, son muchas las dificultades que se presentan ante la posibilidad de recrear el intelecto humano a escala artificial en el campo de la salud, por lo que es preciso tratarlas desde una postura más crítica.

En la actualidad, las herramientas habilitadas con inteligencia artificial pueden identificar relaciones entre datos que no se han procesado y tienen potencial para aplicarse en casi todos los campos de la medicina, tales como la toma de decisiones en tratamientos, el desarrollo de fármacos, el cuidado de pacientes. Con la inteligencia artificial los profesionales de la salud pueden resolver problemas de una manera más rápida, fácil y eficaz, ya que les permite usar mejor la pericia dada por la experiencia.

La inteligencia artificial en la medicina ha cambiado el paradigma desde muchas perspectivas, uno de ellos es el procesamiento de datos médicos. Ya que permite procesar grandes cantidades de información médica que, de otra manera, no se podría aglutinar. Gracias a la capacidad de obtener información, se pueden realizar diagnósticos médicos y detectar patologías, con antelación y con un mínimo margen de error. Lo que también supone cambios en el tratamiento de pacientes. El uso de estas herramientas innovadoras ha permitido automatizar tratamientos y la posibilidad de aplicarlos a distancia, lo que brinda un importante apoyo al personal médico.

Existen varios puntos que deben ser tomados en cuenta en lo relacionado con el uso de la inteligencia artificial como por ejemplo la responsabilidad, la transparencia y la equidad. Y deberán considerarse ciertos aspectos importantes en el desarrollo de aparatos con inteligencia artificial como los aspectos legales, el fomento de la investigación, impulsar la adopción de nuevas tecnologías, entre otros. Los avances tecnológicos que incluyen la inteligencia artificial en la medicina son ya una realidad y si se aplica bien, puede ayudar ampliamente en procesos de prevención, cuidado y fomento de la salud.

[1] http://groups.csail.mit.edu/medg/people/psz/ftp/AIM82/  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica