Las cifras actuales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que cada minuto una mujer es diagnosticada con cáncer cervicouterino en algún lugar del planeta. Como consecuencia se generan alrededor de 500 mil casos de tumores de cérvix al año. Mientras que al final derivan en 260 mil decesos.

Por su parte, a nivel nacional existe una tendencia similar. En México este tipo de neoplasia ya es la cuarta causa de muerte en mujeres. El diagnóstico es la clave para cambiar esta cifra porque el 97% de los casos podrían ser prevenibles y 90% curables si fueran detectados a tiempo. Aunque por desgracia solo el 30% de las féminas del mundo se someten a pruebas de detección de cáncer cervicouterino.

Invento de México para el mundo

Ante el actual panorama, ATSO PHARMA diseñó una tecnología única en su tipo que consiste en la detección de biomarcadores en la sangre que solo aparecen ante la presencia de cáncer o lesiones en el cérvix. Esta prueba puede diagnosticar eficazmente lesiones con una precisión del 90%.

Gracias a esta tecnología, la compañía acaba de obtener el Premio del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) a la Invención Mexicana en la categoría de Patente. Apenas es el segundo año que se otorga este galardón con el objetivo de promover la cultura de la protección a través de patentes, modelos de utilidad y diseños industriales.

Por su parte, el Dr. Alberto Checa, Director Científico de ATSO PHARMA, señala que la prueba de diagnóstico más común de esta enfermedad data de hace 80 años y gracias a ella la mortandad e incidencia ha disminuido. El problema es que ya ha transcurrido mucho tiempo y es momento de aplicar nuevas pruebas.

Al recibir el reconocimiento el directivo aseguro que esta innovación significa que muy pronto México les aportara a todas las mujeres del mundo una alternativa de tamizaje más eficaz, segura, portable, económica, fácil de usar, menos invasiva e inmediata. También reveló que los primeros prototipos estarán listos este mismo año.

Lograr detecciones en fases tempranas

Mientras que esta prueba permitirá que más mujeres tengan acceso a un diagnóstico temprano y, según el Instituto Americano de Investigaciones sobre el Cáncer, se podrían salvar más de 275 mil vidas. A su vez eso implicaría un impacto económico de 59 mil millones de dólares al año.

Esta innovación, orgullosamente mexicana, ya esta en proceso de registro en otros países. Representa una solución única de vanguardia a gran escala dirigida a todas las mujeres del mundo que cambiará la vida de miles de ellas al transformar para siempre los procedimientos de detección de lesiones precancerosas y el cáncer cervicouterino.