Cualquier médico tiene la misión de cuidar y velar por el bienestar de los pacientes. Sin embargo, no siempre es así. Hay profesionales que, por error o intención, terminan por generar un daño inexcusable a las personas que atienden. Estos casos, aunque contados, no solo afectan a los individuos involucrados. También desprestigian a todo el gremio como un todo.

El País informó de la captura de un médico de cabecera en España. El profesional de la salud de 65 años, de quien no se dio el nombre, fue acusado de abuso sexual. Una veintena de pacientes mujeres acusaron ser víctimas del hombre. El acusado no solo tenía antecedentes penales de este delito. Además podría haberse aprovechado de casi un centenar de personas.

Una declaración, la que inició la captura del médico

De acuerdo con la Policía Nacional española, el arresto fue la culminación de una investigación iniciada el pasado 30 de noviembre. Entonces una paciente acudió a las autoridades para acusar al médico de abuso sexual. La mujer reafirmó que no se trató de un incidente aislado, sino de una actitud recurrente. El hombre fungía como su médico de cabecera y la atendió por varios meses.

A raíz de esta declaración, la Policía Nacional se puso en contacto con 99 pacientes. Todas ellas habían sido atendidas por el médico en algún punto de su vida. Asimismo, habían solicitado un cambio de especialista poco tiempo después. De todas las personas con las que se pudo poner en contacto el equipo de investigadores, 20 reconocieron ser víctimas de abuso sexual.

Las mujeres admitieron no haber buscado ayuda por miedo y vergüenza. Tras su arresto, el médico fue interrogado por las autoridades judiciales locales. Ahí, se le confrontó con la evidencia de abuso sexual y las declaraciones emitidas por sus ex-pacientes. El magistrado a cargo del caso acordó dejarlo en libertad condicional en lo que se celebraba el juicio. Sin embargo, como medida cautelar, se le prohibió ejercer medicina mientras se dilucidan responsabilidades penales.