Es claro que la pandemia que estamos viviendo se ha vuelto el centro de atención de los sistemas hospitalario y de salud. Las decisiones y prioridades de todos los hospitales, clínicas, laboratorios y consultorios han girado ya por varios meses en torno a la COVID-19, buscando las maneras más efectivas para tratar a los pacientes y proteger a los trabajadores de la salud.

Algunas medidas tomadas para lograr esto han sido la reducción de citas y consultas presenciales, el uso de equipo protector para médicos, enfermeros y pacientes, y el cierre total al inicio y ahora parcial de las cirugías electivas. Esta última medida, a la larga, puede tener efectos nocivos no sólo sobre la vida de los pacientes sino también de los médicos residentes que actualmente se encuentran en proceso de formación.

Impacto en formación de residentes

Los médicos residentes son uno de los grupos del sector salud más afectados por la COVID-19. Debido a que el virus ha saturado los servicios, cientos de médicos en formación no están teniendo la oportunidad de participar en procedimientos quirúrgicos, ya sea porque éstos han sido reducidos o porque están entrando a los quirófanos únicamente el personal absolutamente necesario.

Es por esto que estamos ante la problemática de la especialización de una generación de médicos totalmente mermada por la pandemia. Poco a poco han ido abriendo las puertas de los quirófanos para cirugía electiva, pero el volumen de casos no está siendo suficiente para asegurar que estamos dando una formación completa a los médicos del futuro.

La tecnología como posible solución

Existe una alternativa educativa que puede ayudar en la formación de esta generación de cirujanos: el uso de la educación basada en simulación. Hoy más que nunca, es necesario que los residentes puedan desarrollar las destrezas necesarias para llevar a cabo una intervención quirúrgica sin tener que haber estado expuestos a un caso en un escenario real.

Si las medidas de distanciamiento social continúan, es sólo a través de plataformas digitales y de interfaces de realidad virtual que podemos asegurarnos que la educación quirúrgica persista.

Sin duda alguna, la pandemia es un fenómeno único que sigue moviendo al mundo, no solamente en materia de salud, sino también en economía, educación y en todo aspecto de la sociedad. Es importante que utilicemos todos los recursos que tenemos a la mano para garantizar la formación adecuada de los médicos residentes, para evitar que esta epidemia actual se convierta en un freno para la medicina.

El Dr. Eduardo Moreno Paquentín es fundador de The Surgery Hub, la primera plataforma educativa para cirujanos en México.