La importancia del etiquetado en una fórmula infantil

0
343
Fórmula infantil

De acuerdo a un estudio publicado en el 2008 en la revista Pediatrics, muchas mujeres que no han podido amamantar por diferentes razones y que estaban usando alguna fórmula infantil, refirieron que no habían podido leer claramente el etiquetado del producto. Entre las razones que expusieron estuvieron el tamaño muy pequeño de la letra en tanto que otras afirmaron que la información era muy compleja de entender.

Partiendo de que el médico es quien debe prescribir la fórmula infantil idónea para el bebé, tanto si es un niño sano como si presenta algún trastorno gastrointestinal o alergia a la proteína de leche de vaca, es importante que la madre lea y sepa a qué se refiere la información contenido en los empaques de las fórmulas.

Aunque no toda la información del empaque está dirigida a las madres, existe una parte de ella que es muy importante que la conozca la mamá, ya sea a través de la lectura o de la explicación del médico.

Es importante saber que las fórmulas infantiles cumplen con normas internacionales y nacionales que garanticen su calidad nutrimental y microbiológica, pero hay otros aspectos que tanto el médico como la mamá debe verificar, como:

  • Que la edad que viene en el empaque corresponda a la de su bebé.
  • Leer las Indicaciones, el Cuadro de Alimentación Recomendado donde como su nombre lo indica, se sugiere de acuerdo a la edad y el peso, el número de tomas al día, las medidas por toma y la cantidad de agua para diluir cada medida de polvo.
  • Debe seguirse la forma de preparar que se encuentra como Instrucciones de Uso donde además se debe cuidar la temperatura del agua, recordar que no se debe calentar el biberón en horno de microondas, respetar las instrucciones sobre el consumo y el manejo después de que el bebé haya terminado de comer.
  • El mismo estudio refiere que un alto porcentaje de las mamás no se lavan las manos antes de preparar la fórmula por lo que debe insistirse en cumplir esa medida
  • Finalmente, recuerde que igual de importante es la conservación del empaque para que se mantenga en buenas condiciones higiénicas y microbiológicas. En cuanto saque el polvo, cierre la lata para evitar el ingreso de cualquier insecto, polvo o materia extraña.

Las madres deben tener una comunicación cercana con su médico para avisar cualquier intolerancia que el bebé presente y pueda valorar el motivo y el ajuste de la prescripción si así lo considera. 

Taboola