La lipoescultura: ¿Es una solución definitiva?

129

La lipoescultura: ¿Es una solución definitiva?

Desde el punto de vista estético, existen muchos procedimientos que apuntan a definir el contorno corporal. Es así, como aparece la radiofrecuencia, electroestimulación, drenaje linfático, mesoterapia y la crioterapia, para remodelar y tonificar sin pasar por el quirófano. Sin embargo, la lipoescultura sigue en el podio de popularidad, ya que, a pesar de los riesgos propios de una cirugía, ofrece resultados más notorios.

De hecho, hoy en día, son más los hombres y mujeres que acuden a esta técnica. Ya que, la tecnología ofrece protocolos avanzados, donde, además es posible; en un mismo procedimiento; llevar a cabo una transferencia de grasa que se extrae de una parte del cuerpo a otra que necesita volumen o corrección. Lo que hace, que el peligro de rechazo se minimice, facilitando el moldeamiento corporal de una manera quirúrgica en menor tiempo.

La lipoescultura trata adiposidades localizadas

De hecho, este tipo de tratamiento no es recomendado en personas con obesidad mórbida, ya que, para ello, se usan otros procedimientos como la cirugía bariátrica. Además, para poder acceder en forma segura a una lipoescultura; preferiblemente; se debe tener un peso por debajo de la obesidad, estar físicamente saludable y psicológicamente estable.1

Sobre todo, porque las expectativas del paciente deben ser realistas, ajustadas al esquema corporal del individuo. De ahí, que el acompañamiento medico debe ser continuo, aportándole al paciente toda la información relevante sobre el procedimiento. Al igual que, hablar sobre las posibles complicaciones estéticas o medico quirúrgicas que pueden surgir.

De la misma manera, el profesional de la salud se encarga de darle claridad al paciente sobre los resultados esperados. Debido, a que, aunque la lipoescultura puede verse como una solución definitiva; para conseguir una cintura más pequeña y un vientre plano; solo se logra si se atienden los cuidados posoperatorios y se adquieren hábitos saludables; ajustando la comida y aumentando la actividad física.

Resultados en corto tiempo

Es importante saber que la valoración preoperatoria es de vital importancia. Ya que, los pacientes con problemas del corazón, fallas pulmonares o alteraciones en la presión arterial, necesitan una avaluación más al detalle. Igualmente, hay que tener claro que esta técnica moldea la figura, pero no es un método para bajar de peso, tratar las estrías o la celulitis, ni tampoco remover la piel flácida.2

Por ello, aunque, en realidad, tras la lipoescultura los adipocitos de grasa fueron removidos por medio de una cánula, bajo el método de aspiración. En, pero, será necesario esperar a que la inflamación de la zona tratada disminuya, al igual que se drene todo el líquido retenido por medio de un drenaje linfático manual. Así mismo, se hará necesario el uso de una faja para ayudar a adherir la piel nuevamente al musculo y ver el resultado final.3

De ahí, que la lipoescultura se expone como una técnica quirúrgica, que ofrece resultados prometedores de remodelación corporal. Pero, antes de aventurarse a esta solución definitiva, se deben tener claro todos los temas relacionados. Además, es importante acudir a cirujanos plásticos con registro profesional vigente, ya que, de esta manera la salud y la belleza estarán en buenas manos.

Referencias:

  1. Alicia I. Mejía de Calona. Liposucción, principios, técnicas y resultados. Rev. med hond. [internet] 1996 [ consultado 23 jun 2021]; 64(1): 13-18. Disponible en: http://www.bvs.hn/RMH/pdf/1996/pdf/Vol64-1-1996-5.pdf.

2.Fernández Sanza I, Torres Martínez E, Rosel Abril I. Mega liposucción: estudio de 120 casos. Cir. plást. iberolatinoam.  [Internet]. 2007 [citado 2021 jun 23]; 33(1): 15-30. Disponible en:

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0376-78922007000100002&lng=es.

3.Leal-Silva H, Carmona-Hernández E, López-Sánchez N, Grijalva-Vázquez M. Reducción de grasa subcutánea, técnicas invasivas y no invasivas. Dermatol Rev Mex. [internet] 2016 [ consultado 23 jun 2021];60(2):129-141. Disponible en: https://www.medigraphic.com/pdfs/derrevmex/rmd-2016/rmd162e.pdf.