Patrocinado por RB MJN            

 

 

 

 

 

Al comprender que la logopedia se enfoca en la prevención, detección, evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la comunicación humana, es fácil aceptar que una de sus áreas de abordaje se encuentre en el Servicio de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN). En los bebés prematuros (nacidos antes de haber completado 37 semanas de gestación), se pueden presentar disfunciones orofaciales. Lo que hace suponer limitaciones respiratorias y en la alimentación (succión, deglución) que pueden tener repercusiones y alterar el desarrollo de la lactancia materna. En este caso la figura profesional del logopeda puede garantizar una detección e intervención precoz.

Causas del desequilibrio en el desarrollo orofacial

La prematuridad e inmadurez del bebé pueden ser las causas primarias de los problemas anatómicos para el agarre del pecho; o también a determinadas alteraciones neurológicas, que dificultan la posición del bebé para mamar, produciendo la adopción de posturas inusuales. Los desequilibrios orales secundarios se producen cuando el bebé modifica el patrón original de succión deglución para evitar el dolor facial producto de un parto instrumental o debido a otros hábitos inadecuados, relacionados con el uso del chupo o el biberón.[1]

Objetivo de la rehabilitación logopédica neonatal

Los objetivos de la rehabilitación temprana se centran en:

  • La evaluación de los reflejos orales del bebé mientras se encuentra en la incubadora.
  • La evaluación del estado de sus órganos respiratorios y los implicados en la alimentación.

Con esta evaluación se valorará si el bebé podrá realizar una succión, deglución, respiración de forma correcta, o será necesaria la estimulación oral con miras a favorecer el desarrollo de su sistema motor oral. De ser necesario el logopeda, iniciará una terapia miofuncional.

La terapia miofuncional se centrará en la estimulación directa del sistema orofacial y se enfocará en la reeducación de los hábitos en la deglución atípica, la succión, la respiración bucal, los problemas de lenguaje o articulación, incluso, interviene en la posición del bebé. El principal objetivo de la logopedia es conseguir una adecuada coordinación de la musculatura orofacial a través de determinadas maniobras y ejercicios de facilitación. (Acuña, 2018)

También, se encargará de asesorar e informar a los padres. Ya que la prematuridad causa un impacto en la familia además de en el bebé. Esta situación causa un mayor riesgo de presentar dificultades para establecer un apego seguro, de generar estrés, ansiedad o depresión e impacta la calidad de vida familiar. Por esto el apoyo a la familia juega un papel crítico en el progreso del bebé prematuro y es necesario para establecer una buena relación con el bebé, que le ayude en su normal desarrollo.

¿Cuándo iniciar la intervención logopédica neonatal?

La primera valoración debe realizarse desde la llegada del bebe a la incubadora en la UCIN. Las posibles dificultades que se presenten en la succión del bebé prematuro, ponen de manifiesto la importancia de la intervención oportuna del profesional en logopedia y la utilización de técnicas de estimulación oral tempranas. La intervención precoz con los bebés prematuros es imprescindible para que sus funciones orales y respiratorias puedan desarrollarse de manera adecuada, con esta finalidad, la logopedia neonatal adquiere un papel esencial en el diagnóstico, tratamiento y en el proceso de rehabilitación de estas patologías.

[1] https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/preterm-birth  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica