Esta semana, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado, durante la rueda de prensa bisemanal donde se analiza la situación del coronavirus, “el ritmo de incremento de casos y muertes (de COVID19) en México es muy preocupante”. Tedros Adhanom Ghebreyesus ha destacado que tanto el número de fallecidos como el de casos se dobló entre la semana del 12 de octubre y la del 20 de noviembre, pasando el primero de 2.000 a 4.000 y el segundo, de 31 mil a más de 60 mil.

La OMS no entra en comportamientos individuales

“Creo que esto muestra que México está en muy mal estado”, tal y como ha destacado el máximo representante de la OMS, quien ha añadido que “cuando ambos indicadores, las muertes y los casos, aumentan, es un problema muy serio. Nos gustaría pedirle a México que sea muy serio”.

Asimismo, Tedros habló sobre la observación de un periodista de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no utiliza la mascarilla en sus apariciones públicas, ha dicho que la organización “no entra en comportamientos individuales sobre si hay personas que llevan mascarilla o no, pero resaltó la importancia de llevarla, de mantener la distancia de seguridad y de que ‘los líderes den ejemplo…Queremos que los líderes se conviertan en modelos (de comportamiento), queremos que las personas influyentes también lo sean. Cuando decimos líderes pueden ser líderes políticos, pueden ser líderes religiosos, pueden ser líderes tradicionales y pueden ser otras personas influyentes, y tienen que dar ejemplo de otra manera, quiero decir que duplicar las muertes y los casos en tres semanas es una mala señal”, destacó.

También es preocupante la situación en Brasil

Asimismo, Tedros también destacó que otro país en el que la situación es alarmante es Brasil, donde tras alcanzar un máximo de casos a mediados de julio de más de 300 mil semanalmente, la situación de la enfermedad disminuyó hasta la semana del 2 de noviembre hasta 114.000, “pero ahora, en la semana del 26 de noviembre, ha vuelto a ser de 218.000 por semana.

En cambio, en el lado positivo, Tedros ha destacado que la semana pasada se registró la primera reducción de nuevos casos notificados a nivel mundial desde septiembre, especialmente debido a la disminución de casos en Europa tras la adopción de medidas “difíciles pero necesarias” en el Viejo Continente. “Esta es una noticia bienvenida, pero se debe interpretar con extrema cautela. Las ganancias pueden perderse fácilmente, y aún así hubo un aumento de los casos en la mayoría de las demás regiones y un incremento de muertes. No es momento para la autocomplaciencia, especialmente con la temporada de vacaciones que se aproxima en muchas culturas y países”.