No cabe duda de que la telemedicina es una tendencia en el sector salud desde hace años. Desde que el mundo de la virtualidad forma parte de nuestra vida cotidiana, hemos hecho uso de estas herramientas en el ámbito médico para optimizar nuestras prácticas. Esto va desde el uso de programas de escritorio para el manejo de nuestras agendas hasta el hecho de que acondicionemos páginas de internet para difundir los servicios que podemos dar como profesionistas. Algunos de nosotros incluso hemos incursionado en utilizar estos servicios para que cualquier persona pueda hacer citas para consulta a su conveniencia. Sin embargo, la crisis del COVID-19 nos ha mostrado que no sólo debemos de incorporar la tecnología en nuestra profesión con el fin de modernizarnos: es un arma invaluable para la defensa de la salud.

¿En qué formas puede ayudarnos?

Existen dos términos claves en el mundo de la telemedicina que cada vez adquieren más popularidad: ehealth y mhealth. El primero de ellos se refiere a todos los servicios de salud que se pueden dar a través de herramientas electrónicas, y el segundo, a los que pueden brindarse mediante aparatos móviles, sobre todo nuestros teléfonos celulares.

El hecho de que cada vez existan más recursos de ehealth y mhealth implica que los médicos podemos dar atención a nuestros pacientes a pesar de que no tengamos que verlos de manera presencial. Esto, evidentemente, es de gran uso para nosotros durante la contingencia del COVID-19, puesto que las políticas de distanciamiento social son las que han resultado más efectivas para la contención del virus SARS-COV-2. Una de las mejores formas en las que podamos ayudar a nuestros pacientes durante este periodo es justamente evitando que tengan que ser expuestos innecesariamente a situaciones de riesgo.

Por ello, recomendamos hacer uso de todas las herramientas virtuales que tengamos a la mano para proteger su salud desde distintas ubicaciones.

Una opción que cada día es más popular es el dar consultas por videoconferencia, puesto que nos permite dialogar con nuestros pacientes directamente y establecer una comunicación precisa con ellos, lo cual nos permite generar una idea clara de cuáles son los síntomas de sus padecimientos. Así mismo, el uso de aplicaciones de mensajería nos puede ser de uso también para hacerle llegar recetas médicas a los pacientes que así lo necesiten. Este tipo de servicios también viene con la ventaja de que los tiempos de espera de nuestros pacientes se reducen enormemente e incluso nos permiten tener agendas un poco más dinámicas que a las que estamos acostumbrados. No obstante, una de las limitantes del dar consulta a través de la cámara es que la lectura de signos se puede volver más complicada.

Es en estos casos en los que podemos aprovechar las herramientas que nos da la medicina móvil (o mhealth), ya que existen ciertas aplicaciones a partir de las que se pueden hacer sondeos generalizados de cuál es el estado general de salud de un paciente. Son varias las aplicaciones a partir de las que se pueden hacer mediciones generalizadas de la salud, desde signos cardíacos hasta la presión arterial, sin la necesidad de utilizar un estetoscopio o baumanómetro. Si bien la exactitud de dichas aplicaciones puede variar, estas pueden sernos de gran uso para mantener un monitoreo constante de nuestros pacientes más frágiles. Asimismo, existe ya una gran variedad de programas que tienen la capacidad de almacenar datos la salud sobre nuestros pacientes y mandarnos una notificación a los médicos en caso de que se perciban irregularidades.

Hacer uso de estas innovaciones tecnológicas nos resulta de gran uso para mantener atención en nuestros pacientes y de resguardar su salud en momentos en los que la exposición al exterior puede empeorar sus condiciones. Además de esto, el dar consulta a distancia nos permite también proveerle atención a pacientes que presenten síntomas de coronavirus sin que esto implique un riesgo a nuestra salud y podemos conducirlos a las mejores formas de tratamiento posibles sin tener que exponernos a mucho contacto humano.

Hoy más que nunca debemos de indagar en todas las posibilidades que nos da la tecnología para expandir nuestra práctica. Incluso cuando el entorno nos lo prohíbe, tenemos la obligación de resguardar la salud de quiénes nos necesitan. Por su bienestar y el de nosotros, tenemos que encontrar las formas de proteger la salud de nuestras comunidades desde la distancia.

El Dr. Eduardo Moreno Paquentín es fundador de The Surgery Hub, la primera plataforma educativa para cirujanos en México