La profesión del médico es una de las más hermosas que existen. Por su importancia ha existido desde hace miles de años y es imposible que algún día desaparezca. Siempre se va a necesitar de galenos encargados de cuidar la salud de los demás y, por su naturaleza, es muy complicado que un robot pueda ofrecer el mismo trato que un humano.

Pero como todo en la vida, además de lo bueno también existen aspectos negativos que se deben tomar en cuenta. Es conocido que desde la parte formativa los médicos se someten a extensas jornadas de trabajo que impactan en un deterioro en su salud. Tienen muy pocas horas para dormir, no siempre tienen un horario fijo para comer y sufren de estrés laboral.

Las situaciones que ningún médico quiere vivir

Ahora bien, ya en el campo laboral se suman otros aspectos que tienen relación directa con el trato a los pacientes. Es por eso que te mencionamos tres situaciones por las que ningún médico quiere pasar en su vida profesional.

  • Sufrir la muerte de un paciente
    Para muchos es lo peor que le puede ocurrir a un médico. Pero algo que siempre se debe de recordar es que los profesionales de la salud son humanos y no pueden hacer milagros. Pese a que pongan todo su empeño, existen altas probabilidades de que les ocurra una situación de este tipo durante su trayectoria laboral. Por eso lo indicado es siempre actuar de forma correcta para que la muerte de la persona a la que se atiende sea la última opción.
  • Ser agredido por un paciente
    Aunque puede parecer algo ilógico, cada vez es más frecuente que se presenten este tipo de incidentes. Sin importar que el único objetivo del médico es cuidar de sus pacientes, algunos de ellos tienen enojos tan fuertes que optan por la agresión. A veces puede ser física y en otras ocasiones es verbal, pero se trata de una acción inadmisible por la que nadie quiere pasar.
  • Ser demandado por una negligencia médica
    Finalmente se debe recordar que todo profesional de la salud está expuesto a ser demandado por una negligencia médica. De acuerdo con la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), en promedio se reciben mil 798 quejas de pacientes cada año. Es una cifra considerable y aunque no siempre es culpa del médico, para determinar al responsable se requiere seguir de un tortuoso proceso legal.