Mientras que la tecnología y los avances médicos han permitido que diversos problemas de salud se reduzcan a niveles mínimos, existen otros contra los que no se ha podido luchar. La situación es tan grave que inclusive se ha llegado a números históricos por la elevada incidencia existente.

El principal ejemplo se puede apreciar con las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), las cuales han estado presentes desde hace cientos de años. Pese a las medidas de protección y las campañas de comunicación que existen, muchas de ellas muestran un aumento preocupante.

De esta forma, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), anualmente más de 357 millones de personas contraen alguna ETS, siendo las siguientes 4 las más frecuentes en la actualidad.

Clamidia
Infección bacteriana que de forma tradicional se puede eliminar con antibióticos. Es precisamente por lo anterior que se piensa que muchas personas no toman las medidas preventivas necesarias para evitar el contagio. El principal grupo que la contrae es el conformado por jóvenes de 14 a 24 años de edad.

Gonorrea
Para tener una idea del impacto de la gonorrea, la OMS estima que cada año alrededor de 78 millones de personas se infectan en todo el mundo. Además, se debe considerar que en años recientes se ha observado una fuerte resistencia contra los antibióticos que ha dado origen a la llamada “súper gonorrea”.

Sífilis
De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), la sífilis tiene una incidencia de 3.25 casos por cada 100 mil habitantes en nuestro país. A su vez, a nivel mundial se detectan 5.6 millones de nuevos casos cada año. Debido a lo anterior es que existe un proyecto para desarrollar una vacuna contra la sífilis.

VIH/SIDA
Gracias al desarrollo de la tecnología, el VIH ha pasado de ser una enfermedad mortal a una tratable. Eso no ha sido suficiente para lograr detener nuevos contagios en la actualidad. Hasta el 2015 se estimaba que existían 36.7 millones de personas infectadas a nivel mundial.