Dentro de tus actividades diarias seguramente se encuentra al atender a los pacientes que acuden a tu consultorio. Mientras que es claro que ellos presentan un dolor o molestia, tu labor va más allá de simplemente emitir recetas médicas. Una consulta requiere de una correcta valoración para determinar el mejor tratamiento para cada caso.

Si bien, un contratiempo que existe es la saturación de algunas unidades de salud, recuerda ofrecer un trato personalizado para cada uno de tus pacientes. Por lo cual, a continuación te enlistamos cuatro preguntas básicas que debes responder en cada una de tus consultas.

1. ¿Cuál es la función concreta de cada medicamento recetado?
Recuerda que no es suficiente con decirle al paciente la enfermedad o padecimiento que tiene. Al momento de entregar la receta médica, debes indicarle para qué funciona cada uno de los medicamentos.

2. ¿Cuál es la dosis y cuánto tiempo debe tomarse cada medicamento?
Para fomentar un correcto tratamiento, no olvides decirle la dosis, forma de administración y la duración total en la que deberá consumir los medicamentos. Siempre es importante recalcar que a pesar de que se observe una mejoría, siempre se debe cumplir con el tratamiento indicado.

3. ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?
Para evitar melentendidos o complicaciones, debes indicarle al pacientes los efectos secundarios de los medicamentos que consumirá.

4. ¿Existen alimentos, bebidas, medicamentos o actividades que se deban evitar durante el tratamiento médico?
De acuerdo con cada caso y el tipo de medicamento recetado, se deben hacer indicaciones especiales. Para evitar complicaciones o simplemente tener mejores resultados, nunca olvides señalar lo que no se debe hacer o consumir durante el tratamiento médico.