El trabajo de los profesionales de la salud ofrece recompensas que en ninguna otra área se pueden apreciar. El observar la recuperación de un paciente, atender un embarazo o simplemente resolver una dolencia son motivo de gratitud eterna. Aunque lo que no se puede negar es que también es una labor bastante absorbente. En muchas ocasiones se debe abandonar a la familia propia para poder enfocarse en los demás.

Son muchos los aspectos positivos y negativos que implica ser médico, aunque también se deben tomar en cuenta los riesgos que se mantienen presentes. Uno de los más graves es el suicidio, el cual afecta a los galenos de todo el mundo.

Para poner en contexto, tan sólo en Estados Unidos se reporta que entre 28 y 40 médicos de cada 100 mil optan por quitarse la vida. Con esto, se trata de la profesión con la mayor tasa que existe en el mundo. En ningún otro trabajo se observa un fenómeno similar.

Ahora bien, aunque el riesgo está presente en todos los que practican la Medicina, existen algunas especialidades en las que se cometen más suicidios que otras.

Por lo anterior, la Asociación de Médicos Estadounidenses (AAMC) realizó un estudio para determinar las especialidades médicas que presentan las tasas de suicidio más elevadas. Con base en los resultados, las tres que encabezan la lista son:

  • Anestesiología.

  • Cirujanos.

  • Urgencias.

Algo importante que menciona el estudio es que los profesionales que cometen suicidio, por lo regular muestran los primeros síntomas desde su etapa formativa en la facultad. En ese sentido, los principales motivos para terminar con su vida son la ansiedad, la depresión, el estrés y la presión por el agitado estilo de vida.

¿Qué ocurre en México?

Arriba te mencionamos lo que ocurre en Estados Unidos pero ahora es momento de hablar de lo que sucede en nuestro país. Al principal obstáculo es que no se cuenta con un estudio oficial que determine el número de suicidios entre médicos, aunque se teme que el panorama sea similar.

A decir de la Academia Mexiquense de Medicina, se estima que en nuestro país se cometen entre 96 y 140 suicidios al año dentro de los profesionales de la salud.

En ese sentido, algunos de los factores que propician el tomar una decisión así son los mismos que en Estados Unidos. Además también se agregan otros como el bajo índice de médicos que logran superar el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) y los bajos sueldos a los que se enfrentan en el mundo laboral.