Para poder ser un médico profesional en nuestro país se requiere superar distintos obstáculos. La ley estipula que de forma obligatoria se debe realizar un año de servicio social como parte de los requisitos de titulación. Mientras que es una manera de poner en práctica todo lo aprendido en la universidad, también es una forma de brindar un servicio a la sociedad. Es la etapa de la vida en la que te adentras por primera vez en cómo es realmente la vida diaria de un profesional de la salud.

Ahora bien, el servicio social por lo regular se realiza en hospitales, clínicas o centros de investigación y se divide en dos grandes rubros con respecto a su ubicación. La primera comprende todos los que se encuentran en ciudades y la segunda abarca los que están en zonas rurales.

La segunda opción es una de las más temidas por los estudiantes de medicina por todo el riesgo que implica. Consiste en tener que alejarte de tu familia durante un año para permanecer en una comunidad marginada.

Por una parte, los centros de salud de este tipo de lugares suelen presentar múltiples carencias en cuanto a equipo. La consecuencia es que no se puede explotar lo aprendido en la escuela y eso perjudica tanto a los pacientes como a los propios pasantes.

Riesgos a los que se exponen los pasantes médicos

Pero no es lo único porque también existen casos documentados de agresiones contra los jóvenes dentro de las unidades de salud o en los alrededores. Los habitantes de ese tipo de lugares suelen culpar a los médicos cuando no se logra la recuperación de un paciente.

Con respecto al tema, la residente Isabel Salas hizo un video en el que relata algunas vivencias personales y de colegas que realizaron su servicio social en comunidades rurales. Precisamente algunos de los aspectos que señala es la falta de medicamentos básicos para poder atender a los pacientes. Pero aunque es una falla del sistema sanitario, los pobladores hacen responsable al médico que los atiende.

Otra anécdota que menciona es que en especial las pasantes suelen sufrir de acoso por parte de los habitantes de las zonas rurales. Debido a que las jóvenes se encuentran solas durante el año de duración del servicio social, son víctimas de este tipo de incidentes.

Además también se han presentado casos en los que integrantes del crimen organizado obligan a los estudiantes de medicina a curar a delincuentes. Si se niegan o no acceden corren el peligro de ser atacados de forma mortal.

Lo más lamentable es que este tipo de incidentes son bastante frecuentes y a la fecha no ha existido una solución concreta de parte de las autoridades. Aunque el servicio social es benéfico para los habitantes de zonas con pocas posibilidades, también es necesario ofrecer las suficientes garantías de seguridad para los pasantes médicos.

¿Y tú qué otras historias lamentables conoces de estudiantes que realizaron su servicio social en zonas rurales?