¿Cuáles son las principales habilidades que se requieren para ser médico?

Cada profesión cuenta con ciertas habilidades necesarias para poder desempeñarlas de forma eficiente. En el caso de la Medicina, ésta se trata de una de las disciplinas más demandantes, pues no sólo absorbe tiempo y esfuerzo sino que además se necesita de una abundante fuente de conocimientos para poder saber cómo atender cada caso.

Pese a que se requieren de diversas habilidades para desempeñar esta profesión, a continuación te enlistamos sólo algunas que son muy importantes dentro de la vida diaria, por lo que es bueno que las conozcas y analices si todas las dominas y las pones en práctica con tus pacientes.

Observador

  • Un buen médico forzosamente debe ser buen observador porque al momento de una consulta, existen aspectos que en ocasiones los pacientes no comentan pero que gracias a una buena intuición y análisis crítico puedes detectar, lo que tiene como consecuencia que logres diagnósticos más certeros.

Empático

  • Algo que suele pasar desapercibido en las escuelas de Medicina es el contacto y la forma de tratar a los pacientes, lo que ha provocado que se piense que en años recientes se ha perdido la empatía médica y la humanización en el servicio. Recuerda que dentro del campo profesional vas a brindarle atención a personas, por lo que no es suficiente con brindar diagnósticos y emitir recetas.

Control de equipos de trabajo

  • Como ocurre en otras profesiones, el médico no trabaja solo sino que requiere rodearse de colegas, enfermeras y personal administrativo para poder brindar una atención de calidad dentro del consultorio. En ese sentido, como líder de tu espacio de trabajo, debes de convertirte en un ejemplo a seguir e inspirar confianza en las personas que te rodean.

Manejo del estrés

  • Finalmente, la Medicina es una de las profesiones más estresantes que existen y se estima que la mitad de los médicos mexicanos padecen del Síndrome de Burnout por sus extenuantes jornadas laborales. Para combatir este inconveniente, debes de saber manejar el estrés y no convertirte en una víctima más.