¿Lo sabías? La meditación aumenta la materia gris y mantiene las funciones cognitivas

El estudio de la anatomía cerebral mostró que los meditadores poseían de media un 7% más de materia gris en todo el cerebro.

71

Según la investigación publicada en la revista Plos One, las personas que practican la meditación basada en el silencio mental poseen mayor cantidad de materia gris. La investigación, revela la influencia del silencio mental en el cerebro humano y fue liderada por la Universidad de La Laguna.

El poder de los pensamientos negativos

Como señalan los investigadores, desde hace más de cuarenta mil años los seres humanos disponemos de un lenguaje que nos permite comunicarnos con precisión, y este lenguaje “se reproduce dentro de nuestro cerebro a modo de pensamientos de forma ininterrumpida. Cuando los pensamientos negativos se repiten en círculos viciosos, nuestra salud mental puede quedar afectada con temas tipo estrés, ansiedad o depresión”.

La documentación científica muestra que estar con la atención en el presente, en el aquí y ahora, es beneficioso para la psique y salud en general. “Desgraciadamente, los pensamientos generan realidades imaginadas que nos sacan del presente y parar los pensamientos de forma prolongada, especialmente cuando no hacemos una tarea que demanda mucha atención, no es sencillo”, señalan los investigadores de la Universidad de La Laguna.

Sobre el estudio

Para llegar a estas conclusiones, se escanearon veintitrés practicantes experimentados en la meditación basada en el silencio y veintitrés no meditadores emparejados por edad, género y nivel educativo. Lo anterior, utilizando imágenes de resonancia magnética estructural y se comparó su volumen de materia gris utilizando morfometría basada en vóxeles.

El volumen de materia gris fue mayor en los meditadores en comparación con los no meditadores en todo el cerebro. Además, el volumen de materia gris fue mayor en varias regiones predominantemente del hemisferio derecho: en la ínsula, la corteza orbitofrontal ventromedial, las cortezas temporal y parietal inferior, así como en la corteza prefrontal ventrolateral izquierda y la ínsula izquierda.

Los investigadores no encontraron áreas con mayor volumen de materia gris en los no meditadores en relación con los meditadores.

Un porcentaje que hace la diferencia

El estudio de la anatomía cerebral mostró que los meditadores poseían de media un 7% más de materia gris en todo el cerebro. Este tipo de comparativa de la materia gris del cerebro se ha hecho en los últimos años entre otros grupos en deportistas, músicos, taxistas, budistas, meditadores de mindfulness, etc.

En estos casos los análisis mostraron qué el grupo estudiado tenía diferencias locales, mayor materia gris, en las áreas del cerebro asociadas a su práctica específica. Pero nunca la diferencia era en todo el cerebro como en el caso del silencio mental.

¿Qué detona la pérdida de la materia gris?

La diferencia de un 7% de más materia gris es especialmente significativa si se tiene en cuenta que perdemos entre un 0,15% y un 0,3% de materia gris por año en todo el cerebro y que estas pequeñas diferencias de materia gris pueden marcar que mantengamos o no intactas nuestras funciones cognitivas.

Cabe reseñar que enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, la demencia senil o el Parkinson también están asociadas a perdidas de materia gris.

La meditación y la atención humana

El estudio muestra que la práctica a largo plazo de la meditación basada en el silencio se asocia con un mayor volumen de materia gris en general y con un agrandamiento regional en varias regiones cerebrales corticales y subcorticales del hemisferio derecho que están asociadas con la atención sostenida, el autocontrol, la compasión y la percepción interoceptiva.

El aumento del volumen de materia gris en estas regiones que median la atención y el autocontrol sugiere una ampliación dependiente del uso con la práctica regular de esta meditación.

¿Y tú, practicas algún método de meditación?

Notas relacionadas:

El impacto de las videollamadas afecta en tu salud: “tu cerebro necesita descansos”

El estrés en la infancia puede modificar el cerebro ¿Lo sabías?

Consecuencias cerebrovasculares