Los 5 dudas que debes aclarar entre tus pacientes para fomentar la donación de riñón

En México existen más de 15 mil personas en lista de espera para recibir la donación de un riñón, por lo que es el órgano más solicitado para trasplantes.

190

Es conocido el problema por el que atraviesa México debido a la falta de donadores de órganos. A la fecha la cantidad de personas que necesitan un trasplante supera, por mucho, al número de quienes están dispuestas a regalar vida.

Con base en el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), en México hay más de 15 mil personas en lista de espera para recibir la donación de un riñón. Con esto se trata del órgano de mayor demanda en nuestro país. La consecuencia es que el tiempo de espera es demasiado e inclusive se puede extender hasta por 10 años.

El Dr. Mikel Prieto, cirujano de trasplantes de Mayo Clinic, afirma que encontrar un donador vivo suele ser la mejor opción. Ante esta situación, comparte 5 dudas frecuentes que debes aclarar dentro del consultorio para incentivar la donación entre tus pacientes.

  • No necesita existir una relación familiar con alguien para ser donante
    Cualquiera puede ser un donador vivo de riñón, independientemente de si se trata de un pariente, amigo, conocido o inclusive un desconocido. Lo que sí se requiere es que todos los donantes potenciales sean mayores de edad y requieren ser sometidos a una evaluación médica exhaustiva.
  • Donación pareada, la otra alternativa
    En ocasiones, después de realizar la evaluación médica se determina que no existe compatibilidad entre el donador potencial y el receptor. Para este tipo de casos existe la donación pareada en la que se empareja a ambas partes para crear una “cadena renal”.
  • No se necesita conocer a alguien que requiere un trasplante para ser donador
    Si tienes pacientes que desean ayudar a alguien que necesita un riñón pero no tienen en mente a un receptor en particular, recuérdales que pueden elegir una donación no dirigida, también conocida como donación altruista. En ella se analizará la compatibilidad médica e inmunológica de las partes involucradas.
  • La cirugía es mínimamente invasiva
    Al donar un riñón, los donantes se someten a una cirugía laparoscópica. Este tipo de intervención reduce el tiempo de recuperación. La mayoría de los donantes de riñón vuelven a sus actividades o trabajos a las pocas semanas de la operación. Al igual que con cualquier cirugía, existen riesgos, y es importante que se discuta sobre ellos con el médico.
  • Los donantes viven tanto tiempo como quienes no han donado
    Para someterse a esta cirugía, la persona debe ser considerada saludable. Si un donante vivo de riñón necesita un trasplante de riñón más adelante en la vida, se le dará prioridad al donante de riñón vivo para acortar el tiempo en la lista de espera de trasplante.