La situación en la que se encuentra México es bastante delicada. El riesgo a un rebrote cada vez es mayor e inclusive podría ser más peligroso que la primera ola de contagios por diversos motivos. Por la época del año, es cuando se presentan más infecciones respiratorias. La influenza ahora es un factor que puede propiciar cuadros más intensos y peligrosos. De igual forma, el personal médico se encuentra cansado después de más de medio año de intenso trabajo. Tanto en el aspecto físico como en el emocional sufren de un severo desgaste.

Con respecto a la parte mental, los problemas más recurrentes que sufren los trabajadores sanitarios son depresión, ansiedad, estrés, agotamiento y angustia emocional. No es sencillo laborar en las condiciones actuales. También es necesario reponerse de todas las adversidades que se presenten porque hay más pacientes que requieren de apoyo.

Sumado a lo anterior también se debe añadir el alto riesgo de contagio al que están expuestos todos los profesionales de salud. Tan sólo en nuestro país ya suman 130 mil 950 infectados, mientras que las víctimas mortales ascienden a mil 790. Con lo anterior, México se mantiene como la nación del mundo con más médicos fallecidos por Covid-19.

Aumenta incidencia de contagio entre médicos

Ahora bien, el problema es que al igual que la situación en general, los contagios entre el personal médico se mantienen en aumento. Se puede apreciar con los reportes que publica la Secretaría de Salud (SSa). Mientras del 13 al 19 de octubre se registraron 3 mil 458 nuevos infectados entre el personal médico, en la semana del 20 al 26 del mismo mes la cifra fue de 3 mil 580. La cifra representa un incremento del 3.5 por ciento.

Con respecto a los casos activos entre el personal sanitario, las entidades que registran más son las siguientes:

  • Ciudad de México (376).
  • Nuevo León (331).
  • Jalisco (322).
  • Coahuila (239).
  • Estado de México (230).

Pero aunque los estados mencionados son los que tienen más casos activos, El Economista señala que en total son 15 las entidades que mantienen un incremento lento pero constante entre los profesionales de la salud.

La situación es alarmante por distintos motivos. Por una parte, está en riesgo la salud de los encargados de atender a los pacientes. De igual forma, se pueden provocar brotes intrahospitalarios masivos con facilidad. También se debe tomar en cuenta que México enfrenta un déficit de al menos 200 mil médicos. Por lo mismo, los trabajadores deben someterse a extensas cargas laborales para poder abarcar más pacientes de los que les corresponden. Así se ha generado un círculo vicioso que parece no tener final.