El impacto de Grey’s Anatomy en la práctica médica real

1301

Seguramente en alguna ocasión has visto algún capítulo de la serie médica Grey’s Anatomy, la cual surgió hace más de 10 años y se centra en el trabajo y la vida personal de 5 médicos.

Recientemente un estudio realizado por investigadores del St. Joseph Hospital and Medical Center en Phoenix, Arizona, se centró investigar la brecha entre ficción y realidad de las historias que ha contado la serie a lo largo de sus 14 temporadas.

El objetivo de la investigación era determinar el grado de precisión a la hora de abordar la evolución de los pacientes que habían sufrido algún tipo de trauma”, señaló Rosamerie Serrone, la autora líder del estudio.

Para el análisis se estudiaron los 269 episodios en los que aparecían 290 individuos aquejados por una afección. Posteriormente compararon su pronóstico con el de personas afectadas por lo mismo en la vida real, que hubieran sido incluidas en el National Trauma Data Bank del Colegio de Cirujanos de Estados Unidos.

Tras esto, los expertos se dieron que la brecha es más amplia de lo que se imaginaba, lo que puede afectar en gran manera la percepción que las personas tienen sobre los servicios de salud.

El trabajo muestra que la mortalidad de los pacientes de la serie fue 22 por ciento más alta que en la vida real (7 por ciento), las personas atendidas en el área de urgencias fueron trasladas con más frecuencia de lo normal al quirófano (71 por ciento frente a un 25) y que el cuidado de los usuarios del hospital ficticio también fue diferente en relación a la atención en salud a largo plazo y a la duración de la estancia en el centro médico.

A pesar de que el realismo es un elemento clave para el éxito de una serie televisiva, los requisitos para un efecto dramático exigen un enfoque excepcional en lugar de una perspectiva más mundana. El equilibrio entre una presentación de lo realista y lo dramático puede generar una percepción sesgada de la verdad entre los espectadores”, afirmó Scott R. Petersen, coautor del estudio.

La conclusión a la que llegaron los investigadores es que por muy buena y entretenida que sea la serie, puede convertirse en un problema y causar expectativas altas a los pacientes dando paso a una mayor insatisfacción cuando les toque vivirlo en persona.

Lamentablemente, la historia protagonizada por Meredith Grey no es la única en exagerar sus tramas para entretener a los espectadores. Aunque las producciones televisivas son consideradas como una fuente de información creíble entre sus seguidores, de acuerdo con un análisis realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, muchos de los desenlaces que se muestran en las series médicas distan mucho de ser reales.

Aunado al tema, una investigación presentada en la revista Resuscitation alertó a los médicos sobre las exageraciones habituales que suelen verse en la pantalla a la hora de abordar los problemas cardíacos.

Según dicho trabajo, los pacientes que sufren una ataque al corazón suelen sobrevivir más en la tv que en la vida real, lo que puede crear confusión acerca de la efectividad de las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

No conviene olvidar las exageraciones que se emplean en las series para dar un giro dramático, no hay que dejarse guiar por ellas.