Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

 

Hoy en día la obesidad es una enfermedad muy frecuente y lo más preocupante es que los pacientes ignoran los efectos que tiene sobre la salud. Una persona con obesidad no es consciente de los problemas a los que está expuesta por no tomar medidas para controlarla.

La obesidad es una enfermedad crónica y su origen tiene múltiples factores y se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo. Y, aunque es una condición individual, se ha convertido en los últimos años en un problema de salud pública, debido a que se ha incrementado, de manera alarmante, el número de afectados[1].

Muchos de los casos son de origen hormonal, genético y metabólico. Sin embargo, la mayoría están en relación con la mala alimentación y el sedentarismo.

La obesidad trae consigo riesgos para el organismo:

  • Diabetes de tipo 2

La obesidad está relacionada con el excesivo consumo de azúcares refinados y carbohidratos, elevando el riesgo de sufrir diabetes de tipo 2. Producto de esto, el páncreas no produce la cantidad adecuada de insulina.

Por otro lado, las células comienzan a desarrollar resistencia a la insulina debido a la acumulación de glucosa.

  • Hipertensión

Las personas que tienen sobrepeso tienen un alto riesgo de sufrir hipertensión. Debido a la acumulación de lípidos en las arterias, se forma una placa que dificulta la circulación sanguínea aumentando la tensión. Lo que a su vez puede afectar la salud renal, cerebral y cardiaca.

  • Triglicéridos y colesterol altos

Es muy común en los pacientes obesos, que los niveles de triglicéridos y colesterol estén por encima de lo normal, pues, los lípidos se acumulan de manera alarmante en las arterias, debido a la dificultad del organismo para descomponer adecuadamente las grasas. Cabe anotar que estos problemas son a consecuencia de la mala alimentación.

  • Enfermedades cardiovasculares

En los pacientes con obesidad son comunes los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares, relacionados con la acumulación de grasa en el organismo. En estos pacientes es muy común encontrar la combinación de diabetes, hipertensión y colesterol alto. Además, y debido a las afecciones de la salud circulatoria, se acelera el deterioro cerebral.

  • Hígado graso

Cuando se sufre de sobrepeso y obesidad son muy altas las probabilidades de padecer de hígado graso. Esta enfermedad crónica se produce por la inflación de hígado debido a la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo. De no controlarse provoca insuficiencia hepática, cirrosis, entre otras.

  • Enfermedades articulares

El exceso de peso ocasiona una sobrecarga en las extremidades inferiores, aumentando la inflamación y causando dolor en ellas que, con el paso del tiempo, acelera el desgaste de cartílagos y ligamentos, derivando en trastornos crónicos como artritis, artrosis y osteoartritis.

  • Apnea de sueño

Debido a la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, sobre todo alrededor del cuello y el abdomen se produce el estrechamiento de los conductos respiratorios y se dificulta la respiración facilitando la fatiga y la apnea de sueño.

El buen consejo y la guía apropiada del médico pueden ayudar a que los pacientes con sobrepeso y obesidad se hagan conscientes de tomar las medidas preventivas para combatir los factores que pueden generar complicaciones más graves de salud.

Guiar al paciente para que adopte un estilo de vida saludable e invitarlo a consultar de forma periódica para brindarle recomendaciones y tratamientos, forman parte de las estrategias para combatir esta enfermedad.

[1] https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica